Mostrando entradas con la etiqueta Ávila. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ávila. Mostrar todas las entradas

La Cruz del Pintor

 
  En esta ocasión me  he acercado hasta San Lorenzo del Escorial. Un precioso lugar con una historia ligada a la monarquía que en una época fue muy poderosa. No me pude resistir y me acerque hasta la plaza del Monasterio. Aun no había mucha gente en aquel lugar pero me podía imaginar el tumulto que se formaría horas después. Contemple asombrado aquella obra de la ingeniería humana y me dije para mi: ¡Increíble lo que somos capaces de realizar!
Gire 180 º y contemple con igual o mayor admiración el monte Abantos. Mi mirada encontró rápidamente una cruz blanca. ¿Seria aquel el lugar que tenía que visitar?
   Me fui a desayunar a uno de los numerosos bares que hay en la plaza de la Constitución donde se encuentra el M. I. Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, lugar donde en Navidad se monta un hermoso belén. Me tome un café con leche y me pedí unas Bizcotelas, dulce típico del lugar.
Mientras desayunaba mire mis notas, la ruta hasta el lugar que quería visitar estaba muy clara.
Tenía que coger el GR-10 o Camino del Trampolón. Inicie la marcha, desdes el ultimo numero de la calle el Pinar.

  El ascenso entre aquellos chalets era relativamente duro. El embalse del Romeral se encontraba a la izquierda, sin apenas agua y sin servicio. Tenía que seguir el camino que las manchas blancas y rojas me indicaban. Cruce la carretera restringida que te lleva a provincia de Ávila. y continué por el GR-10.
  Una parada en el camino para recuperar el aliento y contemplar el paisaje. Uf seguro que al tal Rubens le subían el equipo me dije a mi mismo. Que sudada más tonta.

  Mire mis notas sentado en una piedra y me di cuenta que estaba muy bajo de forma aun me quedaba unos zigzagueos mortales y ya llegaría a la carretera que me encontré anteriormente.
  Me pare un instante y disfrute de una pequeña brisa que recorría el lugar 100 metros más adelante me pare y contemple una senda que llegaba hasta el embalse del Tobar. Mire mis anotaciones, mi destino estaba cada vez más cerca.

  Continué la marcha por aquella carretera casi inexistente por el paso del tiempo y el poder de la naturaleza. Una amplia pista a la derecha me indico que era el momento de abandonar la pista asfaltada.

  Pinos a un lado, pinos al otro y cuando estos desaparecieron me perdí por un camino a la derecha. Ante mi tenia una gran cruz blanca enclavada en una formación rocosa. Me acerque me senté y contemple el paisaje.

  Osea, me dije a mi mismo
-Rubens si que descubrió un paraje bonito para meditar he inspirarse como pintor.

  Sí, me encontraba en la famosa Cruz de Rubens. Supuestamente es el lugar desde donde realizo un famosa  pintura, vista del Escorial  para el  Rey Felipe IV en 1629.

  Este sencillo monumento recuerda esta anécdota. Llegar hasta el no es un paseo fácil pero merece la pena llegar hasta aquel lugar.


  Llegue al Pueblo después de un rápido descenso y disfrute de un refresco en una de las terrazas de la plaza de la Constitución. Ya sabes uno se entretiene a hablar con los lugareños y te desbancan un par de días de investigación.
Rubens nunca estuvo ahí. Je, je. Realmente no es la verdadera Cruz de Rubens, se llama Cruz de En medio o del Despeñadero.

  En conclusión la Cruz de Rubens esta en un lugar privilegiado. Acceder a ella es fácil pero si como yo no estas en forma pues sudaras y te cansaras por que el ascenso al Monte Abantos es durillo.



Escrito por:

Peguerinos

Aquella mañana de primavera la decisión de recorrer las sendas cercanas a la población de Peguerinos se tomo con intenciones de disfrutar de una jornada divertida y hermosa.
Situados en la provincia de Ávila, el pueblo se caracteriza por la amabilidad de sus habitantes y su magnifica situación cerca de su vecina Madrid y alejada de la contaminación de esta. Rodeada de naturaleza y junto al Embalse de Aceña la convierten en un lugar precioso.
Como siempre a las 9:00 quedamos en aquella pequeña población. El ayuntamiento fue el lugar de encuentro , no tenía perdida alguna. Las veinte mil curvas no fueron escusa para que nadie decidiera no acercarse al lugar.
Desayunamos en uno de sus bares, lo cierto tampoco teníamos mucho donde elegir. Recogimos fuerzas para realizar la travesía, no era una ruta larga pero las horas de caminata serian muchas.
Partíamos desde el mismo pueblo y el guía había tomado la decisión de no seguir la ruta al pie de la letra de como en Wikilock ponía, a la inversa sería más cómoda.
Iniciamos el camino hacia el Embalse, durante algún tiempo caminaríamos observando le. Rápidamente el grupo pidió una parada para realizar la ya tradicional foto de inició de ruta. Todos nos colocamos y como siempre realizamos más de una.

Una pequeña puerta en el entramado del cerramiento del Embalse nos ofreció el paso al lugar. Como no las fotos de aquel pequeño charco de agua se sucedieron.
Las primeras rampas ascendentes se sucedieron rápidamente, en algún momento teníamos que ascender. Disfrutábamos de las vistas y del entorno. Todo lo que nos rodeaba era naturaleza y vida y eso siempre es un triunfo para nuestras almas montañeras.

El bosque nos vigilaba al igual que aquellas misteriosas y preciosas formaciones de enormes rocas que parecían haber sido colocadas por algún ser mitológico de grandes dimensiones. El paseo estaba siendo muy divertido.


Llegamos al Albergue casa de Cueva, situado en un precioso lugar con un entorno de gran belleza. Nuestro camino ahora era por asfalto hasta la próxima bifurcación.

Nos dirigimos por el nuevo camino de tierra rápidamente hasta el ya casi derruido refugio de la Naranjera. Un pequeño gran grupo de senderistas esperaba a sus compis con un gran saco de bocadillos. Nosotros teníamos reservada mesa en una preciosa terraza cercana al lugar.
Llegamos a uno de los mejores miradores que hemos descubierto en estos años de rutas. El ascenso hasta el lugar es fácil pero si uno tiene vértigo...


Unas cuantos millones de fotos y nos sentamos a comer contemplando aquellas preciosas vistas, el Valle de los Caídos a nuestros pies y toda la Sierra de Guadarrama en nuestro horizonte.
Que paz y que tranquilidad, ningún restaurante tiene unas vistas tan estupendas.
Retomadas nuestras fuerzas alimentarias y espirituales iniciamos el camino. Aun nos quedaban muchas cosas por ver.
Ahora la senda era casi invisible pero como siempre el guía encontraba el trazado a seguir. Las impresionantes formaciones rocosas nos acompañaron durante todo el camino. Admiramos sorprendidos aquellas imposibles rocas.
Llegamos a la zona recreativa de las fuentes Negras. Un lugar con gran cantidad de gente que como nosotros disfrutaba de un día de campo.
Un cartel nos explicaba la anécdota de aquel científico que un día descubrió una rara especie de mariposa que habita en la zona.

 La Mariposa Isabelina es la dueña y señora nocturna de aquellos pinares. Los que hemos visitado Abantos de Noche hemos soñado con ver alguna. Llegamos al Monumento a la Mariposa. Sorprendidos unos y recordando otros las fotos con aquella inmensa placa se sucedieron.

Continuamos nuestro camino ahora el descenso era rápido empedrado y en algunos lugares empinados. Ahora más de uno entendía que el guía cambiara la dirección de la ruta.
Llegamos al Embalse, ahora el final de ruta estaba muy muy cerca.
El pueblo nos recio de forma silenciosa y nos hicimos los dueños de una pequeña terraza del lugar. Disfrutamos de nuestra merecido descanso, la ruta había sido un éxito y ahora podíamos decir aquello de...