Mostrando entradas con la etiqueta COTOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta COTOS. Mostrar todas las entradas

La belleza de la cima y el encanto del valle.

El Puerto de Navacerrada nos acogió con gran vibración No era un día cualquiera era un sábado y sabíamos de sobra que estaría lleno de turismo de ruta sencilla y locos de la Montaña. Nosotros solo estábamos de paso disfrutando de un desayuno en compañía y luego ya nos iríamos al lugar donde iniciaríamos nuestra caminata.
Pasadas las Siete Revueltas un puente con historia y una preciosa fuente, la cual suele estar repleta de agua, eran el lugar elegido para iniciar nuestro camino. El Puente de la Cantina famoso en la zona nos sirvió como punto de partida.
Iniciamos nuestro camino por un amplio sendero que arrancaba por la izquierda de la fuente. La tradición de Abantos de realizar una foto de inicio de ruta se llevo a cabo rápidamente.
 El sol y las nubes parecían no llevarse muy bien aquella mañana pero nos encanto que en los primeros momentos de no disfrutar de la fuerza del sol nos alegro.

Caminamos largo trecho por una pista , todos sabíamos que serian muchas horas de continuo ascenso pero también sabíamos que los paisajes serian cada vez más hermosos. Las vistas eran preciosas y las nubes seguían aliándose para nosotros.
El cansancio aun no se había adueñado de nosotros pero realzábamos paradas para reagruparnos, descansar y sacar fotografías de los hermosos paisajes.
Parada para realizar la foto con la bandera y disfrutar de los paisajes.


Llegamos hasta el Refugio del Gancho un lugar de preciosas vistas y en el cual nos sacamos unas cuantas fotos mientras descansamos para tomarnos un nuevo respiro. Aquel refugio era pequeño pero muy acogedor, senderistas o montañeros que lo habían visitado antes le habían dejado suministros leña...
Continuamos nuestro camino, el cielo estaba cabreado y todos observamos como una cortina de agua viajaba con rumbo fijo hacia nosotros, Nos colocamos los ponchos y sentimos el agua sobre nuestras cabezas.
Peñalara a lo lejos y Segovia un poco más en la distancia eran nuestros paisajes más hermosos. Llegamos a Peña Citores (2181m) el lugar más alto del día. a partir de hay todo era ya bajar. Paramos unos segundos unas fotos y continuamos la marcha bajo la lluvia del momento.
El camino de descenso apareció de inmediato. Restos de la Guerra Civil fueron surgiendo mientras caminamos velozmente. Trincheras, fortificaciones del Batallón Alpino daban color al descenso. El sol apareció para recordarnos que seguía dominando el cielo.

Cogimos la senda que nos llevaría hasta el Puerto de Cotos, esa senda que los militares del Batallón Alpino usaron para transportar víveres y armas. Las vistas habían cambiado y eran igual de bonitas que las de horas anteriores.
Parada para comer y retomar fuerzas, el camino había sido duro y largo.
Cotos nos recibió alegremente, eran numerosos las personas que había en el lugar. Nosotros seguimos nuestro camino sin mirar atrás.
Descendimos entre pinos y arroyos por el antigua camino viejo del Paular. Los paisajes habían cambiado en nuestras paradas realizamos muchas fotos del lugar.`
Veíamos ya el puente ya estábamos muy cerca del coche. La ruta había sido dura pero preciosa en todos sus tramos.
Subimos hasta el Puerto de Navacerrada donde disfrutamos el grupo por a ver realizado otra ruta.

Ahora podíamos decir aquello de:

2428 altura limite

Donde el cielo se une con la tierra en Madrid y Segovia se llama Peñalara. Sí. como el titulo muy bien dice 2428 es la altura limite, la altura de la cima más espectacular del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Un lugar de culto para los pioneros escaladores madrileños de los siglos XX y XXI. Pero su historia es muy antigua. Los pueblos celtas como los arévacos, la tenían como una montaña sagrada. Muchos se preguntan quien y cuando realizo la primera ascensión a la gran cima del centro peninsular. La respuesta es muy sencilla, cualquiera, la ascensión no es ni fue nunca complicada.
Las famosas verticales de las paredes de la vertiente este fueron la cuna de escaladores y alpinistas madrileños de los siglos XX y XXI.

En la década de 1920 se convirtió en un lugar de estudio de varios intelectuales de la Institución Libre de Enseñanza, momento en el que se planea la creación del Parque Nacional de Guadarrama.
Los cambios políticos y la posterior Guerra Civil frenaron los planes.

En ese instante Peñalara se convierte en un punto estratégico para ambos bandos. El Batallón Alpino se hizo famoso por la defensa ruda que realizo en este lugar.

Regresando a lo que me gusta llamar la época dorada del lugar, el interés científico del lugar en  la década de 1920 y 1930 donde el lugar es declarado Sitio Natural de Interés Nacional.
la Real Sociedad de Alpinismo Peñalara, creada en 1912 creció y participó activamente en el acercamiento y la divulgación de la  montaña.

En el año 1980 se inicia un plan de protección de la zona este, Laguna grande de Peñalara, sus lagunas glaciares. El 15 de junio de 1990, la Comunidad de Madrid declaró la vertiente este del pico como Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara mediante la Ley 6/1990, otorgando la administración del mismo al gobierno autonómico.

El proyecto de Valcotos la pista de Esquí que se construyo en la zona del Puerto de Cotos finalizo en el año 1998 cuando empezó a desmantelarse y comenzó la repoblación del lugar.

A principio del año 2000, los gobiernos de la Comunidad de Madrid y de Castilla y León iniciaron los tramites para convertir Peñalara en  Parque Nacional de Guadarrama y gran parte de la sierra de Guadarrama.

El numero de personas que visitan el pico de Peñalara y su entorno es enorme,  un total de unos 135 000 visitantes anuales. En el entorno se han realizado numerosas instalaciones para facilitar al visitante el acceso y la estancia.

Cerrito Sarnoso

  En la Sierra de Guadarrama tenemos dos cumbres denominadas " Cabeza Mediana" Una se encuentra en Morazarzal, tiene una altitud de 1.331 m, es el denominado Cerro del Telégrafo o Cañal.

Hay otra que tiene una altitud de 1691 m y se encuentra en la zona central de la Sierra de Guadarrama unida por su lateral Oeste en la Sillada de Garcisancho al macizo de Peñalara y separada por el valle del Lozoya al Sur por Cuerda Larga justo en frente de Cabezas de Hierro.
Aquella mañana elegimos como punto de partida la venta de Marcelino en el puerto de Cotos. Llegamos justo a tiempo para poder dejar los coches bien aparcados y tomar un desayuno tranquilamente sentados en su salón, donde hemos vivido tantas aventuras dignas de recordar.
El punto de partida se encontraba a unos 3 km y decidimos no ir con toda la flota de coches. Nos pusimos de acuerdo y hasta el aparcamiento del área recreativa del arroyo de la Laguna Grande de Peñalara nos desplazamos con tres coches.


Iniciamos el camino por la senda que transcurre por el arroyo de la laguna y que nos llevo lenta y cómodamente hasta la pradera de la Sillada de Garcisancho. 
Pero antes de realizar el precioso trayecto por aquel paraje de hermosas vistas y agradables sensaciones de paz y relax, como ya es tradición nos hicimos la ya famosa foto de inicio de ruta y alguna otra para el recuerdo de nuestros predecesores.

Las vistas desde aquel punto eran espectaculares y comenzamos a intuir que aquella ruta nos sorprendería a cada paso que diéramos. El día nos era favorable, sol pero no mucho calor.
Llaneamos durante un buen rato y cual fue nuestra sorpresa que nos encontramos con una preciosa charca, la de los Plumeros. Nadie se esperaba encontrar en aquel paraje una masa de agua de tal belleza,

El camino nos sorprendía por su belleza, por lo que encontrábamos en el y por las sorpresas que surgían a cada instante. Aquellas setas del camino nos sorprendieron y nos dejaron intrigados a la vez. Unas muchos las conocíamos pero las otras...

Caminávamos alegres por una amplia pista cuando un pequeño sendero nos invito a seguirlo y llegamos hasta la charca la de los Acebos. Quien podía pensar que aquella hermosura se encontraba ahí. La sesión fotográfica fue relativamente rápida y continuamos el camino.
Un pequeño sendero que casi pasa desapercibido a nuestra derecha nos ascenderá de forma brusca hasta la Charca Helada, las vistas y cristalinas aguas de esta charca es espectacular, protegida

La Charca de la Fuente fue otra belleza que nuestros ojos contemplaron. No pudimos resistirnos ha realizar fotos de ella y con ella.



Una fuerte subida hasta colocarnos en la cumbre Cabeza Mediana, paramos para disfrutar del paisaje y tomar el aire. Decidimos seguir la marcha y parar a comer en un próximo punto.




El ascenso a Cerrito Sarnoso no fue nada fácil, era la ultima cuesta de la jornada y para muchos fue todo un desafió. Las vistas desde aquel punto eran una vez más  espectaculares. Aquel, sí era el momento de parar a comer y descansar un rato. Lo que quedaba ya era de bajada y no tendría más dificultad que la de tropezar o resbalar con alguna piedra.
Descendimos rápido y llegamos pronto a los coches. La ruta había sido una preciosidad y habíamos disfrutado una vez más de una ruta con una gran compañía.