Mostrando entradas con la etiqueta Lozoya. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lozoya. Mostrar todas las entradas

Pico del Nevero

El Pico del Nevero a 2209 m se convierte en uno de los lugares con las vistas más espectaculares de la Comunidad de Madrid.  Pertenece al cordal de los Montes Carpetanos y situado en la parte central de dicho cordal se eleva como la cumbre más alta de los 60 km aproximados de su longitud, esto le concede el privilegio que en días claros dispone de unas vistas que pocos tienen.

 En Lozoya, quedamos para coger las fuerzas necesarias para poder afrontar la ruta que teníamos planteada para aquel sábado. El ascenso aquel precioso pico no sería fácil pero este tipo de rutas se compensa con los paisajes.

Una vez desayunados, cogimos los coches y nos fuimos hasta el punto de inicio, el Puerto de Navafría. Una vez que preparamos el equipo nos dirigimos hacia un cartel de la Mancomunidad.
 Aquella preciosa foto podía haber sido la de inicio de ruta pero no. Creo que fue la siguiente o la siguiente no lo recuerdo bien.
La foto en modo selfie de inicio de ruta tampoco se hizo esperar. Los clásicos de inicio de ruta son tradiciones que no se deben avandonar.
         
Iniciamos la marcha por un amplio camino de tierra que en la época invernal es utilizado por los esquiadores de fondo. Ahora, sí el grupo estaba de camino hacia el pico del Nevero. Nos quedaba por delante un precioso camino que recorrer.
Aquella pista, muy cómodamente nos llevaba hasta la cima, pero no todos los caminos llevan al Pico que teníamos que conquistar y en un momento determinado lo abandonamos.

Llegamos al mirador, una edificación desde la que se contemplan preciosos paisajes. El grupo no se resistió a realizar unas cuantas fotos del entorno que les rodeaba . Las vistas eran impresionantes.




La nueva senda que cogimos también estaba muy bien señalizada, aunque su desnivel comenzó a notarse rápidamente. El árbol del ahorcado fue el segundo punto de parada para realizar una buena sesión fotográfica.
El camino para llegar a la cima cada vez estaba más empinado y el bosque que nos protegía desaparecería en pocos minutos.
El camino a la cima sería lento y el grupo se estiraría mucho, por aquel paraje de alta montaña.El pico estaba cada vez más cerca.



Llegamos a la cima deseada. El Pico del Nevero con su altitud de 2209m nos ofreció unas vistas panorámicas espectaculares de Peñalara,Cuerda Larga,Bola del Mundo y un sinfín de montañas de bellas formas,que hacen de este Pico un lugar de referencia para cualquier Montañero y Senderista.
La foto de la cima no se hizo esperar. Podíamos decir que un cima más había sido conquistada por Abantos.





Iniciamos el camino de vuelta felices por contemplar tan hermosos paisajes.  Lo que nos esperaba nos sorprendió mucho, un paraje tan hermoso donde no hace mucho tiempo "Un par de meses", una pequeña laguna adornaba el lugar.  En aquel lugar paramos para comer y disfrutar del lugar y el momento.


Iniciamos la marcha disfrutando una vez más del paisaje. Llegamos a un precioso mirador, desde el contemplamos el hermoso embalse de Pinilla y...
Descendimos entre el pinar, hasta que llegamos al coche. Nos fuimos a Lozoya a celebrarlo pero...
Nos confundieron con antitaurinos y nos marchamos a celebrar el fin de ruta a Lozoyuela.
¡¡RUTA CONSEGUIDA!!


TEJO MILENARIO


Un sábado más los chic@s de Abantos decidimos salir a pasear por la sierra. Esta vez la ruta que íbamos hacer arrancaría desde un punto entre el Puerto de Cotos y Rascafria. Este ultimo enclave fue el elegido para desayunar. Desayunamos en restaurante El Pilón. Aquel sitió nos encantó.


Con los estómagos llenos nos dirigimos a los coches. Teníamos que cogerlos para ir hasta el lugar donde iniciaríamos la ruta. El área donde se encuentra el Restaurante la Isla. Un lugar encantador, escondido en plena naturaleza.


 Teníamos muy claro donde tomar nuestra foto de inicio de ruta. El puente unía el aparcamiento y el restaurante nos sirvió.


Comenzamos nuestro camino,junto al río Lozoya o de la Angostura. Advertí que fueran preparando móviles y cámaras. Nos acercábamos a la cascada artificial que se crea en la presa del Pradillo.



Todos querían una foto en el lugar, hasta a mi una vez más me sorprendió su belleza. Estaba en su apogeo, un autentico espectáculo. nadie perdió la oportunidad.













Subimos a la presa. Una vez más me sorprendió, que bonita estaba. El grupo no pudo resistirse en sacar  fotos del entorno.



Continuamos la marcha, el río nos acompaño durante un largo tiempo. El sonido del agua, los pájaros, inundaban el sonido del lugar. La senda que seguíamos estaba muy bien, era amplia y perderse era imposible.







La fuerza con la que bajaba el agua nos sorprendía y maravillaba. El deshielo de Peñalara estaba cumpliendo su función a la perfección




Llegamos al puente más famoso y antiguo de nuestra sierra. El famoso puente de la Angostura. Se trata de un puente de piedra que a servido a muchos para cruzar el río rumbo para ir a venerar al Tejo milenario.




 Cogimos una nueva senda, muy amplia y con una tendencia ascendente. aquel camino con historia había servido a muchos antes para visitar y venerar al árbol más longevo del lugar.


 





 Giramos a la izquierda. Solo el arroyo Valhondillo nos separaba del Tejo Milenario. Buscamos la forma de cruzar lo pero el agua bajaba con tanta fuerza que temimos intentarlo por el único paso claro que había, un tronco estrecho y resbaladizo. Ante aquello decidimos parar, comer y luego ya veríamos.





Acabamos de comer y intentamos encontrar un sitio para cruzar el río para ver el Tejo desde cerca pero fue imposible. Nos conformamos con verlo de lejos. Ante nuestras miradas se  encontraba el Tejo Milenario y ninguno dudo en hacer una foto de aquel histórico árbol.

Regresamos, por la senda que minutos antes habíamos venido, Disfrutamos una vez más de los paisaje y el entorno, Antes de llegar al puente de la Angostura cogimos una pequeña senda que minutos después se convertiría en un amplio sendero que nos llevaría por el otro lado de del río.







Llegamos a la presa. Las vistas que dejábamos atrás eran preciosas, no pudimos resistirnos y todos posamos para llevarnos un recuerdo de aquel paisaje que a muchos nos recordaba a Canadá, Suiza,,,








Llegamos al Restaurante la Isla y nos sentamos a celebrar el final de esta preciosa ruta, Todos habíamos disfrutado de un día maravilloso y una ruta preciosa.


 Una vez más podíamos gritar:

¡¡¡RUTA SUPERADA!!!


Escrito por: Miguel@Villasante