Mostrando entradas con la etiqueta PICO DEL LOBO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PICO DEL LOBO. Mostrar todas las entradas

Pico del Lobo

  En la Sierra de Ayllón en el Sistema Central el Pico del Lobo es la cimas más elevadas con 2274m de Guadalajara y de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. 

  La decisión de ascender aquel Pico tan elevado se había tomado semanas antes, muchos de nosotros le teníamos ganas pero la climatología en anteriores intentos freno nuestro sueño.




  Riaza se convirtió en el punto de encuentro de aquella preciosa y deseada ruta. Todos llegamos puntuales al lugar y desayunamos alegremente en uno de los muchos bares que la preciosa plaza que tiene este precioso pueblo.

El punto de salida era el puerto de la Quesera, cogimos nuestros coches y nos fuimos directos hasta el. La niebla se podía apreciar en las alturas pero la temida lluvia no hizo acto de presencia.
Iniciamos el camino a la cima que muchos de nosotros deseábamos conquistar. La climatología no era todo lo perfecta que deseábamos pero por lo menos no nos llovía. El frío caminando se quitaba y la niebla parecía estar asentada a gran altitud. Como no la foto de inicio de ruta no se hizo esperar y nos pusimos en marcha.

Las primeras cuestas difíciles de digerir pero fáciles de subir se encontraban ante nosotros. Mucho esperaban que fueran las únicas que ascendiéramos pero el Pico del Lobo nos tenía muchas sorpresas escondidas.
Los paisajes eran espectaculares, aprovechábamos cualquier momento del camino para parar y hacer algunas fotos. Como no no pudimos resistirnos y nos hicimos una preciosa en grupo.

Las vistas era preciosas, las cuestas que dejábamos atrás nos indicaban la dificultad del camino. Estaba siendo una preciosa experiencia.
El ascenso estaba complicándose por momentos por la llegada de esas nubes que parecían que en cualquier momento descargarían sobré nuestras cabezas y la niebla que iba en aumento.

Parada en el camino para tomar fuerzas, en la que era la ultima indicación al Pico del Lobo. Cada vez nos quedaba menos para llegar a la cima.
 
Llegamos al Pico del Lobo lenta y desordenadamente. La cima estaba cubierta por la niebla y el viento no nos dejaba pasear libremente por aquella cumbre.

En la cima la felicidad de todos por la conquista de aquel  Pico fue unánime.Ni el viento, ni la niebla hizo que la foto de grupo no pudiera llevarse acabo.

El descenso fue rápido, la niebla y el viento fueron quedando atrás rápidamente. Las cuestas quedaban atrás rápidamente y todos regresavamos felices.

PICO DEL LOBO

A una hora y media de la capital aquel pequeño pueblo Riaza (Segovia), fue el lugar elegido como punto de encuentro para la preciosa ruta del Pico del Lobo. Tomamos fuerzas para la ruta en uno de los centenares de bares que había en la plaza. Todos estábamos ansiosos por comenzar la ruta, desayunamos y nos pusimos en marcha.
El paisaje otoñal que contemplamos en los coches mientras ascendíamos con los coches hacia el Puerto de la Quesera nos tenía embobados, que belleza. Era un espectáculo de colores otoñales. Cuando llegamos a la cima la cosa parecía no pintar muy bien. Muchos coches, mucha gente (Normal el lugar es digno de ver y todos queremos visitarlo...) La niebla estaba estacionada también en el lugar y sin ninguna intención de irse, pero: ¡¡La aventura es la aventura!! (Frase de Carlos que es muy motivadora). 
Niebla, lluvia, frío, ni lo dudamos el Pico del Lobo nos estaba llamando. Teníamos que intentar subir a la cima como fuera. La esperanza de que el tiempo mejorara nunca se pierde. 
Nos pusimos en marcha pero como siempre la foto de inicio de ruta no se hizo esperar. Que cara de felicidad teníamos todos. El Pico del Lobo nos esperaba. Nos pusimos en marcha. Carlos, el guia no nos engaño la ruta empezaba con una "pequeña subida".

La niebla húmeda nos obligo a tirar de chubasqueros, ponchos, paraguas... Todo lo que fuera protegernos de la lluvia era poco. La cuesta se empinaba el frío paso a un segundo plano. El desanimo no apareció en el grupo, teníamos que seguir, aquel día lluvioso pararía y veríamos el sol.


Las fotos simpáticas comenzaron.  ¡Selfie con el paisaje de fondo!, ¡Esa bandera de España!. Ni la lluvia, ni la niebla nos amargarían la ruta.


La cosa no pintaba muy bien. El tiempo no parecía que fuera a cambiar inmediatamente. La ruta hacia el Pico del Lobo se tenia que suspender, subir hasta aquella cima para no ver nada. Como decimos muchos: De hay no se moverá, un lugar al que tenemos que regresar. Tras un debate democrático, (ja, ja) se decidió regresar al Puerto de la Quesera pero por otro camino.
Un, dos,tres... Paso firme y en formación.

El regreso fue muy divertido. Nunca caemos en el desanimo, siempre hay un plan B ó C nunca me acuerdo. ¡Venga, venga foto de grupo!. 

La lluvia ceso un instante y el sol parecía que, bueno que fue que no pero fue un gran momento para una foto de esas que nos encanta (¡Selfie!).



 



Todos nos llevamos un grato recuerdo de la ruta. La belleza de la naturaleza es tal que en todo momento su grandeza se puede apreciar mires donde mires. No pudimos subir a Pico del Lobo , pero el agua que callo hizo brillar al campo y le dio un poco de vida que falta le hacia. Nosotros podemos regresar en otro momento. ¡Por cierto, quien ha dicho que nuestra ruta acabo aquí! .


Sí, celebramos la ruta comiendo todos juntos en Riaza. Brindamos por el maravilloso día que todos juntos estábamos pasando, brindamos por la necesitada lluvia, brindamos por todo. En conclusión que una vez más el restaurante fue para nosotros solos. 

El sol empezó a recogerse para dar paso a la luna Llego el momento de la despedida. Abrazos, besos... ¿Como? Que no, que no...



¿Vemos el pueblo?. Un solo sí basto.Pero, un giro repentino de los acontecimientos y nos vimos subidos en los coches camino a unos miradores cercanos. Ruta nocturna, ja ja. 

Llego el momento de irse a casa y ya podíamos gritar:

Escrito por: Miguel@76