Mostrando entradas con la etiqueta REPORTAJE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta REPORTAJE. Mostrar todas las entradas

Siete extraordinarios beneficios del senderismo


Durante los últimos años se han llevado acabo numerosos estudios para saber que efectos tiene el senderismo en nuestra salud.  Todos los datos han apuntado que produce efectos muy positivos.

Estos son los beneficios que la practica de este deporte nos aporta.

1- Mejora tu autoestima
Diversos estudios,uno de ellos el de “the Journal of Environmental Science and Technology” del 2010, nos habla que pasear 5 minutos mejora nuestra estima y porsupuesto hacerlo todo un día aumenta más aun los resultados.

2- Aclara tu mente
Según un estudio llevado acabo por la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” pasear 90 minutos en un medio natural produce un impresionante descenso de los pensamientos negativos aumentando el animo de los indivíduos. La misma pruevareakizada, paseando por una ciudad y los datos fueron muy parecidos.

3- Te hace más creativo
Ruth Ann Atchley y David L. Strayer psicólogos, encontraron en un estudio de 2012 que tras 4 días de paseos por la naturaleza, sin acceso a la tecnología, los participantes puntuaron un 50% más alto en un test conocido como RAT (Remote Associates Test). Midieron el poder creativo de las personas, caminar provoco un aumento de su creatividad.

4- Potencia tu concentración
Las personas que caminan por el campo mejoran en su concentración. Un estudio realizado a personas con TDAH, mostró que los que paseaban una hora al día por el campo disminuían los síntomas del TDAH.

5- Recarga tu energía mental
El senderismo es un ejercicio aeróbico que consume una gran cantidad de calorías a la hora.
Sabemos que es muy beneficioso para el cerebro, mejora la memoria y estudios afirman que mejora la demencia, no solo aumentando la capacidad de retención, también disminuye la perdida de memoria.

6- Mejora tu humor y ayuda a construir relaciones personales
Biology Letters publico un estudio en el cual se encontró que hacer ejercicio grupalmente aumenta el umbral del dolor y libera endorfinas.

También la revista Environmental Science & Technology, publico una investigación donde decía que hacer ejercicio durante una hora reducía el odio, la depresión y aumenta la energía.

Hacer senderismo como terapia adicional puede ayudar a personas con depresión a sentirse mejor y tener sentimientos más positivos.

7- Ayuda a curar enfermedades graves

En la lucha contra el cáncer mama y de próstata, también se ha demostrado que la practica del senderismo es un buen aliado para combatirlos. Los pacientes que lo practican, mejoran en su recuperación y les reduce su estrés oxidativo.

ELEGIR CALZADO DE MONTAÑA

http://www.puntofape.com/wp-content/uploads/2013/06/Monta%C3%B1a1.jpg 
Este es uno de esos temas que me parece muy interesante. El calzado es una de las cosas más importantes, pero no solo cuando salimos a caminar, tambien en nuestra vida cotidiana.
En este artículo lo que pretendo es mostrar una guía general y unos ciertos consejos que nos ayuden a elegir el tipo de bota correcto que debemos utilizar para la actividad que vamos a desarrollar y para el tipo de terreno por el que nos vamos a mover.

Es necesario ser conscientes de que las botas “para todo” no existen, y por ello lo más recomendable es tener un par de calzados de montaña diferentes para cada condición (p.e. estival o invernal); o bien únicamente unas botas que se adapten al principal tipo de ruta que solamos practicar en montaña. No obstante, sí que existen unos aspectos comunes que tendremos que valorar a la hora de hacer nuestra elección, sea cual sea el uso que le vayamos a dar a nuestras botas. Estamos hablando de la suela y de la transpirabilidad.

Suela: 

Senderismo, trekking o alpinismo, la suela deberá ser siempre antideslizante y con tacos. Hoy por hoy, lo mejor será que nos decantemos por suela Vibram: suela de gran agarre y muy resistente a la abrasión.

http://www.aristasur.com/sites/as/users/3/image/suelas_grabado.gifhttp://www.aristasur.com/sites/as/users/3/image/suelas_composicion.gif

 Como se puede apreciar en las imágenes, los grabados de las suelas están diseñados para expulsar el barro y elementos que pudieran adherirse. Además, el reparto de las distintas densidades de la suela, principalmente del talón, nos ayudará a amortiguar los impactos de choque de nuestro pie contra el terreno. Las suelas de escasa absorción de impactos transmiten las ondas perceptibles de la planta del pie hasta la base del cuadríceps (muslo), mientras que en todas las suelas técnicas apenas alcanza la rodilla. 

También, el grabado de estas suelas está concebido para que en bajadas el talón retenga la bota y no patine, mientras que en ascensiones consigue mejor adherencia gracias a la puntera. Por su parte, la forma y resistencia de los laterales proporciona un mejor agarre del pie en los canteos, evitando torceduras y lesiones debidas a las irregularidades del terreno. Algunas suelas disponen de un reborde en punta y talón para poder acoplar crampones con fijación automática como comentaremos más adelante.

Transpirabilidad:

Otro elemento importantísimo que tenemos que evaluar cuando elijamos nuestro calzado será la transpirabilidad, o la capacidad del tejido/membrana del zapato para evacuar la humedad y el sudor procedente de su interior. Si nuestro calzado no transpira lo suficiente, nuestros pies quedarán húmedos por nuestro sudor e incluso el agua que haya podido entrar en ellos. Las consecuencias serán enfriamiento y mala termorregulación corporal, así como un caldo de cultivo para rozaduras, ampollas y hongos en los casos más extremos.


Por tanto, todas las botas con una suela de poco prestigio y con membranas poco transpirables quedarán automáticamente descartadas de nuestra elección.

Impermeabilidad:

Si sueles salir al monte únicamente en días soleados y con tiempo estable en primavera o verano, podrías escoger unas botas no-impermeables y que, en su lugar, contaran con rejilla para conseguir una mejor ventilación y transpirabilidad. Para todos los demás casos la impermeabilidad de tus botas será imprescindible. En montaña el tiempo cambia bruscamente, y cualquier chaparrón, por pequeño que sea, hará que los pies queden calados sin una buena membrana. 

http://www.uniforma.net/blog/wp-content/uploads/2014/03/Impermeable.jpg

Al igual, el caminar entre charcos y por nieve (aún en días soleados) será más fácil si nuestras botas son bien impermeables. Por supuesto, este factor va unido a la transpirabilidad, así que no te conformes con solo una de las dos propiedades. Si eliges botas impermeables, comprueba que también tenga una buena capacidad de transpirabilidad.

Caña:
 Con esto se hace referencia a la altura que alcanzan las botas para abrazar el tobillo. Aunque solamos caminar por terreno poco accidentado, la mejor y mínima elección será escoger botas de senderismo con una caña mediana, lo que nos dará mayor estabilidad al andar sujetando el tobillo y protegiéndolo ante posibles resbalones y torceduras. Por supuesto, ante terrenos más accidentados y agrestes la mejor elección pasará por botas de caña alta.

 http://carpasweb.com/wp-content/uploads/2013/07/botas-de-hombre-para-monta%C3%B1a-carpasweb.jpg              http://dhb3yazwboecu.cloudfront.net/211/0896_l.jpg

 

Material y peso:

Ambos factores están bien relacionados, y podríamos distinguir entre dos líneas diferentes según su material de fabricación. Las botas de piel son muy cómodas y adaptables, pecando de ser bastante pesadas y poco transpirables. Por su parte, las de fibra sintética (kevlar, fibra de vidrio, fibra de carbono…) son muy ligeras y transpirables, aunque se adaptan peor al pie (por tanto, deberemos estar bien convencidos de sentirnos cómodos con ellas, o nos torturarán la caminata).
También las botas tienden a ser más pesadas conforme aumentamos el nivel de la ruta que vayamos a hacer. Así, una bota para alta montaña invernal es más pesada y rígida por las exigencias que supone el terreno. Las membranas y la suela son más rígidas, e incluso algunas botas cuentan con un botín extraíble interior para aumentar la capacidad térmica. Sin duda, factores a tener en cuenta.

 http://www.pcworld.com.mx/UserFiles/File/microlattice_highres-5240089-497x310.jpg


Flexibilidad y dureza: 

Bien relacionado con lo anterior, la flexibilidad y dureza se refiere a la rigidez no solo de la bota, sino principalmente de su suela. Las botas poco rígidas o semi-rígidas son mucho más cómodas al caminar, por adaptarse mejor a la forma de nuestro pie en cada paso. Sin embargo, será la mejor y única elección si su uso no está destinado al alpinismo invernal. En este último caso nos decantaremos por las botas rígidas (e incluso de plástico), bien impermeables y duras como para calzarnos los crampones y poder crear peldaños en la nieve sin que nuestros dedos se resientan

 http://2.bp.blogspot.com/-55_vPFuw9y0/U3OWkKpkCyI/AAAAAAAAADI/QcLY0d_5UH4/s1600/FLEXIBILIDAD.JPG

Cramponable:

En algunas botas podrás observar algunas hendiduras o comisuras en punteras y/o talones, diseñadas para adaptar el crampón semi-automático o automático, respectivamente. Si prevés que en algún tiempo tus intereses se moverán hacia rutas invernales, plantéate que las botas estén adaptadas, al menos, para crampones semi-automáticos. No obstante, con una simple bota semi-rígida será suficiente para adaptarle unos crampones de correas y hacer rutas por nieve y hielo.
Podéis leer más sobre los crampones en el artículo Cómo elegir los crampones.

http://www.nevasport.com/fotos/091111/413154.jpg 

Resumen

Por tanto, si buscamos un calzado para hacer paseos por el monte o practicar senderismo tendremos que buscar unas botas o zapatillas transpirables, con suela antideslizante, de caña baja o media, ligeras de peso y poco rígidas. Podemos sacrificar la impermeabilidad por una rejilla transpirable que facilite la ventilación y evacuación del sudor. Las zapatillas de senderismo o hiking cumplen estos requisitos.
Por su parte, si buscamos unas botas para media o alta montaña tendremos que exigir una buena suela (preferiblemente Vibram), buena transpirabilidad e impermeabilidad, de caña media e incluso alta, y que sean semi-rígidas (esto nos permitirá adaptarle unos crampones de correas por si queremos hacer algo más técnico). Las botas de trekking o para alta montaña serán suficientes.
Y si lo que deseamos es hacer alta montaña invernal, tendremos que añadir más rigidez a las botas (rígidas o de plástico) y que soporten crampones semi-automáticos o, en el mejor de los casos, automáticos. Además, la capacidad de retención térmica será un factor imprescindible a tener en cuenta. Estas botas cuantan en su interior con un botín independiente de la carcasa plástica como aislante para temperaturas extremas. En este caso hablamos de las botas de alta montaña extrema, botas invernales, o para alpinismo.
http://ropa.guiafitness.com/wp-content/uploads/sites/14/botas-de-montana-5.jpg

Consejos prácticos

  • Es recomendable probar la bota subiendo y bajando por una rampa, ya que el comportamiento del calzado en terreno llano es muy distinto del que vamos a encontrar en nuestras salidas, donde los desniveles serán habituales. De esta forma, el pie se desplazará de forma natural y podremos detectar la holgura y las posibles futuras molestias.
  • Es necesario probarse las dos botas, ya que es habitual que se tenga un pie más largo que el otro y aunque la diferencia suele ser poca (medio número, en talla inglesa, supone una diferencia de 4 mm. de longitud), a veces de ello depende la elección de la talla. Elegir la talla que se necesite y no una talla superior como se hacía antíguamente. Una bota de una talla inadecuada puede llegar a producir ampollas, el mayor enemigo del montañero.
  • Utilizar, al probar las botas, el mismo calcetín que usaremos en nuestras salidas, teniendo en cuenta que un buen calcetín es primordial para conseguir el máximo rendimiento del calzado.
  • Los cambios bruscos de temperatura pueden deteriorar y envejecer prematuramente las botas. Así pues, evitar acercar y/o secar cerca del fuego, radiadores, junto a ventanillas de vehículos cerrados expuestos al sol o en exteriores.
  • Si las botas se mojan debemos dejarlas secar a temperatura ambiente. Extraeremos las plantillas y podremos ayudarnos con papeles de periódico que introduciremos en su interior para que absorban la humedad.
  • Si las botas estuvieran sucias, éstas deberán limpiarse con un trapo humedecido con agua clara (si hay barro, ayudarse con un cepillo semi-duro). La plantilla se extraerá y se limpiará con agua y jabón, dejando secar bota y plantilla lentamente en lugar abierto y aireado, rellenando con papel de periódico el interior de la bota para prevenir deformaciones.

 Articulo: Miguel Ángel Villasante

10 BENEFICIOS DEL SENDERISMO

http://www.pirineuemocio.com/wp-content/uploads/2015/05/senderismo-pontelasbotas.jpg
Seguir la senda, los motivos que nos llevan a ello son muchos y muy diferentes. Disfrutar de la naturaleza, conocer gente, buscar el amor, ponerse en forma...
En los últimos tiempos el senderismo se ha convertido en una practica muy apreciada por un publico muy amplio.

Sabes cuales son los beneficios de esta practica? Crees que sabes cuales son o quizás no tienes ni idea. No te preocupes yo te lo cuento.

1. Ponerse en forma:  


      Para caminar por el campo o monte no se necesita un nivel físico de competición. Uno puede tener un nivel básico, con el tiempo y la practica uno puede mejorar su estado físico y subir de nivel.

2. Prevenir enfermedades cardiacas:

    Caminar es hacer deporte aeróbico. Mantenemos el corazón activo y se reducen las papeletas para sufrir enfermedades cardiacas.

3. Ser más optimistas y sentirnos mejor con nosotros mismos:   

Fuera extres, ruidos y contaminación. Es un deporte relajante, veras paisajes, oirás pájaros... Un deporte productor de endofinas, hormonas imprescindibles para la salud mental.

4. Perder peso:

       Subidas, bajadas, llanos, piedras, barro...El cuerpo se encuentra realizando todo tipo de esfuerzos en diferentes situaciones. Todo esto provoca la quema de calorías, lo que conlleva perdida de peso.

5. Respirar aire puro:

     Al estar en plena naturaleza, el aire que respiramos es de calidad, alejado de la polución de las grandes ciudades. Una práctica semanal del senderismo nos permitirá limpiar los pulmones y hará que en lo sucesivo respiremos mucho mejor y disminuíamos el riesgo de tener enfermedades respiratorias.

6. Aliviar los dolores de espalda:

     Caminar, como hemos dicho, ayuda a relajarnos y muchos de los problemas que causan los dolores de espalda tienen que ver con esas tensiones acumuladas en un punto concreto de nuestra musculatura dorsal.

7. Reducir la tensión alta:

     La tensión alta con la practica del senderismo se reduce muy notablemente. Al ser una actividad cardiovascular la relación es directa.

8. Socializar:

     Eso te permite conocer gente, compartir charlas al tiempo que caminamos, alejarnos, a veces, por un rato, de ese internet al que todos estamos enganchados. Por muchas redes sociales que tengamos el contacto cara a cara es el más auténtico.

9. Mejorar tus cualidades en la cocina:

     Que sí, que sí. Je,je. Es una actividad en grupo y siempre se para para comer. Un momento muy importante de una caminata. En ese instante, amenudo se comparte la comida y quedas fatal cuando alguien se ha currado mucho ese refrigerio y tú llevas una tortilla comprada en el Mercadona. Existen piques sobre quién lleva el manjar más apetecible hecho en casa. Y como somos competitivos, no podemos ser menos que nadie.

10. Puedes hacerlo con niños:

      Si eres papá y siempre te quejas de que la paternidad te está alejando del deporte por la falta de tiempo y porque no tienes con quién dejar a los críos para practicarlo, ya no tienes excusa. A partir de que tengan tres o cuatro años ya puedes hacer rutas cortas con ellos y disfrutarán como el que más porque no son tontos y conocen el valor de la naturaleza. Si son de menos de tres años existe equipamiento para cargar con ellos a la espalda. Esas maravillosas mochilas que te permiten disfrutar de la naturaleza en compañía de tu bebé. Además, harás ejercicio por partida doble porque te pondrás cachas sin necesidad de pagar un gimnasio.

 

 Articulo: Miguel Ángel Villasante


PUENTE DE LA CANTINA

Puente de la Cantina
Este sábado la ruta comenzó en el Puente de la Cantina. Aquel lugar ya lo conocíamos de sobra, habíamos hecho ya unas cuantas rutas por la zona. Valsain (2014), Cotos la Granja (2015)...


La Granja de San Idelfonso
Pero antes de iniciar la ruta del día, como ya es tradición teníamos que desayunar. El lugar que elegimos fue la Granja de San Idelfonso. En la primera rotonda encontramos un lugar donde poder coger energías para la ruta. 
El Hotel Roma, un lugar muy conocido por sus picatostes de encargo, los más ricos del lugar. Aunque el servicio va a su ritmo, sin estrés. Creo que es un clásico en general de los pueblos de la sierra. 
Fuente Puente Cantina
Llegamos al punto donde partida la ruta, el Puente de la Cantina. El aparcamiento no estaba muy lleno pudimos aparcar fácilmente. Lo primero que vimos fue la preciosa fuente, en la que el grupo ha vivido muchas aventuras. Me llego a la cabeza aquella batalla campal, echándonos agua unos a otros. Hoy no era el día para ese tipo de juegos. 

Me parece demasiado fuerte, pero sino es así esto se nos va de manos.
Cada vez que veo el cartel pienso: Me cago en, yo que había traído la ropa de un mes sucia para... Bromas a parte, me parece muy fuerte que tengan que poner un cartel como este. A mí no se me ocurre hacer nada de eso pero hay gente para todo.


Fotos de inicio de ruta 
Selfie inicio de ruta.
Antes de iniciar la marcha como ya es tradición en el grupo, realizamos la foto de grupo y  el selfie que en los últimos tiempos es ya otro clásico. ¡Nos encanta!



El camino que marco el inicio de ruta
Arrancamos la marcha. Teníamos que cruzar la carretera para llegar aun pequeño claro donde una puerta nos abriría el camino a seguir. Caminamos unos metros y reconocí la senda que aquel  13 de Septiembre del 2014 nos llevo por el río Eresma. La ruta de Valsain.




Senda asfaltada.

El camino enlazo con una amplia pista asfaltada, cómoda para caminar pero con una preocupante inclinación descendente. "Lo que se bajo luego hay que subirlo". El grupo se dividió en pequeños grupos que llevaban diferentes ritmos. Los pinos que nos rodeaban eran una preciosidad natural que a todos nos maravillo.





Nos desviamos por una nueva senda entre los pinos.  No tardamos en sentir que empezábamos a subir. Comenzamos a sudar y eso que el día estaba muy fresco y el sol aun no podía hacerse fuerte ante las nubes que lo cubrían todo. Las primeras cuestas hicieron que el grupo se estirara. cada uno subía a su ritmo y cada cierto tiempo se realizaban paradas para recuperar energías y agruparnos.







Aquella cuesta se hizo dura para todos. Fuimos llegando a cuenta gotas. La pradera donde llegamos era un lugar ideal para realizar un alto en el camino para reponer fuerzas y descansar unos minutos. 



Chocolate, un poco de fruta, agua, frutos secos... El descanso se convirtió como siempre sucede en nuestras rutas en una agradable reunión de personas sanas y amigables. Describir esa sensación en la que estas hay en medio del campo, relajado, cansado pero feliz, respirando ese aire puro; es tan difícil.







Me deje llevar por las maravillosas vistas de esos paisajes que la naturaleza nos oferta de forma gratuita. Tanta belleza merece ser recordada, tenía que ser plasmada en fotografía.









Seguimos ascendiendo, el Puerto de la Fuenfria cada vez estaba más cerca, Podíamos adivinar entre las ramas de los pinos la silueta de Montón de Trigo y otras cimas que reconocíamos con facilidad. El paisaje, el clima y la gente constituían una maravillosa compañía.

Ya nos ponen limites de velocidad



La fuente más famosa de la Fuenfria.

Nos topamos con los últimos restos que quedaban de nieve en aquel lugar. Muchos de nosotros comenzamos reconocer el terreno en donde nos encontrábamos, sabíamos que la Fuenfria estaba  demasiado cerca. Montón de Trigo era muy visible. La fuente situada a la izquierda nos anunciaba que el puerto estaba hay a cien metros.




Elegimos aquel lugar para parar y comer. Necesitábamos reponer energías y era el lugar idóneo para ello. Estábamos recogidos del frío y del viento. Bocata qui, chocolate por hay, un poco de fruta. 



Pico del Águila

El Puerto de la Fuenfria estaba a 100 m. llegamos rápido. En el contemplamos aun más cercano Montón de Trigo. Teníamos que coger la Carretera de la República pero no en dirección Pico del Águila , debíamos hacerlo justo al revés.

Caminamos 300 m por el Camino de la República, cuando el guía nos indico que una pequeña senda que adivinamos a nuestra izquierda era el nuevo camino a seguir. Ascendimos por aquella estrecha senda.invadida de pequeños pinos que en algunos tramos invadían el camino por el que circulábamos.





La nueva senda que nos encontramos estaba llena de nieve. El descenso se complico un poco pero era emocionante ver que aun había nieve en nuestra sierra. 












Llegamos a Cerro Ventoso. Como su nombre dice, en aquel lugar el viento domino la escena. No estuvimos mucho tiempo.  Rapidamente nos pusimos en marcha, ahora ya teníamos claro que ya nos quedaba menos para finalizar la ruta.

Celebramos el final de ruta en Valsain. ahora ya podíamos decir aquello de

¡ RUTA CONSEGUIDA!