Mostrando entradas con la etiqueta Telégrafo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Telégrafo. Mostrar todas las entradas

La Virgen de las Nieves

El destino me llevo a leer un articulo sobre José María García Moro un magnifico escultor que nació en Madrid en 1933. Pero porque me interesaba aquel hombre que paso la vida entre Segovia y su residencia de Lastras del Pozo (Segovia).

A la mañana siguiente un jueves, me dirigí al Puerto de Navacerrda lugar muy concurrido por senderistas y esquiadores en época invernal. Pero ahora en verano y un día de semana el numero de visitantes es ridículo. Me senté en la terraza del Restaurante Venta Arias a tomar un café y repasar mis notas de campo.


 Inicie el camino que todo senderista conoce para llegar a Siete Picos, pero mis notas me decían que no tendría que ir tan lejos mi objetivo estaba más cerca. Camine unos 2 Km y llegue al Alto del Telégrafo, el lindero entre Segovia con Madrid. Un montículo de piedras aguantaban una imagen de una Virgen. La llamada Virgen de las Nieves. Me centre en ella, la fotografié, analice el entorno y me senté en una piedra frente a ella y releí mis apuntes históricos de aquella escultura del Maestro José María García Moro.

NOTA1: La idea inicial partió de un grupo de alumnos del colegio Claret de Segovia.

 “¡Y esta alegría de andar
sin control y sin destino…!
del sendero que nos lleva
quitándole peso al alma…”.
Mariano Grau:

 La Virgen esta colocada cerca de Siete Picos donde dicen que estuvo una torre del telégrafo óptico.
Durante una caminata, alumnos del colegio Claret de Segovia sugirieron colocar una figura en aquel lugar pero la idea se esfumo.

NOTA2: El  director claretiano.

Una escultura “…de bronce y una altura de
 metro y medio… va sobre un pedestal de
 granito… grabados versos del P. Macario Díez C
. M. F. con un altar de cemento”

Francisco Rodríguez, Se traslada a Madrid y decide retomar la antigua idea de colocar una virgen en Alto del Telégrafo.

La Asociación de Antiguos Alumnos Claretianos de Segovia y Madrid se pone en acción y el escultor García Moro manos a la obra.

NOTA3: El telégrafo óptico de Hoyo Redondillo (Alto del Telégrafo).

La Crónica General de España, 1867, haciéndose eco del Diccionario Geográfico y Estadístico de Madoz nos habla de las inmensas sierras inaccesibles y numerosas de la provincia de Segovia y comenta como uno de los límites “[…] el punto del telégrafo junto al puerto de Navacerrada, donde llaman los Siete Picos […]”.

No se sabe porque se eligió aquel lugar pero en aquel sitio, hubo una torre de comunicación y, durante un tiempo, con refugio montañero: ‘Siete Picos’ del Club Alpino Español.


En conclusión la Virgen de las Nieves se coloco hay por que era un lugar que tenía su propia historia y hoy en día un gran numero de senderistas que ascienden a los Siete Picos rezan ante ella para que la caminata nadie sufra ningún percance.




Escrito por:

Despidiendo la temporada 2018



Aquel día no tocaba madrugar, las 10 de la mañana era la hora estimada de quedada en Morazarzal. La ruta que se había planteado de unos 9 Km, escasa dificultad y fácil caminar, estaba diseñada para todos los públicos.

La Plaza de Toros de aquel precioso pueblo fue el punto de encuentro, fácil aparcamiento y un punto característico del lugar. Todos fuimos muy puntuales, como ya es la norma en nuestras salidas a la montaña.

Una parada exprés en la tienda de los chinos del lugar para realizar una compra navideña para sorprender al personal. Que cachondeo todos con nuestro gorrito de Papa Noél por las calles de Morazarzal y claro por las sendas de la ruta.

 La ruta se inicio desde la misma Plaza de Toros, un paseo por las calles del lugar hasta llegar a los pies de aquel cerro que por culpa de la niebla no se veía. La foto de inicio de ruta no se hizo de rogar. El deposito del agua fue el primer monumento cultural que nos encontramos, por decirlo de alguna forma.

Cruzamos una puerta y llegamos a una amplia senda que el grupo intuitivamente comenzó a seguir. No habían elegido la opción adecuada la idea era ascender por una pequeña y minúscula senda. Sin duda era más técnica y mucho más divertida.



El camino no era difícil de seguir, los paisajes de pinos cubiertos por aquellas niebla le daban al lugar un toque de melancolía y misterio. Aunque las cuestas se complicaban por momentos al grupo le gustaba el camino que habíamos tomado.

La senda a seguir se hizo más amplia y nuestra marcha aumento en velocidad. A nuestra derecha desde lejos y con gran destreza por culpa de la nieve podíamos observar una gran cruz que momentos después fuimos a visitar. Nos encontrábamos en el famoso Pico Martillo y la Cruz de Mayo.

Iniciamos un fuerte ascenso por el cortafuegos, un sendero que parecía no tener final. Piedras sueltas, una fuerte inclinación pero al final la recompensa llego. Nos encontrábamos por fin en lo más alto de aquel Cerro del Telégrafo ó Cabeza Mediana que es en realidad su nombre real.

La niebla nos dio una tregua y se marcho para que pudiéramos disfrutar del precioso paisaje de la Maliciosa, La Bola, Siete Picos... Sin duda unas vistas únicas.



El punto geodésico y el Telégrafo estaban ante nosotros. Primero visitamos la famosa torre y luego si nos acordábamos pasaríamos por el punto más alto del lugar. El momento foto en el lugar fue como siempre algo que parecía no tener fin. Cuando apareció la bandera fue el ya no va más.



 
Regresamos por el camino por el camino que nos habíamos desviado para coger la amplia y cómoda senda que nos llevaría hasta el pueblo. Claro pero antes unas fotos con la Sierra de Guadarrama detrás nuestra no se hicieron esperar.
Llegamos a Moralzarzal y la fiesta continuo. Nos sentamos ala mesa y celebramos la comida Navideña del grupo. Fue una celebración de Navidad con un toque de despedida hasta el año 2019.