viernes, 10 de abril de 2015

CAPITULO 5: Material 5parte ( Mochila )

La mochila

Uno de los aspectos esenciales de una mochila de montaña es su volumen, es decir, la cantidad de espacio que nos ofrecen, y que se mide en litros. El tamaño de nuestra mochila dependerá del uso que le vayamos a dar:
  • Las pequeñas o de ataque, de 30 a 45 litros, para salidas de día o pequeñas ascensiones.
  • Las medianas, de entre 45 y 70 litros, para excursiones con pernocta.
  • Las de gran carga, de más de 70 litros, para viajes, campamentos volantes...
Existen modelos para hombre y para mujer. Las mochilas de mujer adaptan el agarre a espalda y cadera, y dejan libre el espacio del pecho.
También existen las llamadas mochilas estancas, que son sumergibles y están pensadas para barranquismo y otros deportes que implican un gran contacto con el agua.
Cualidades de una buena mochila para rutas de varios días:
  • Capacidad de 60 litros en adelante.
  • Altura de la espalda regulable.
  • No tocar directamente la espalda. Un material almohadillado permitirá que la mochila esté separada.
  • Tener todos los enganches que permitan colocárnosla adecuadamente, como leeremos a continuación.
  • Múltiples bolsillos y zonas para organizar el material que llevemos.
  • Capa para cubrir la mochila entera en caso de lluvia.

Partes de una mochila

Para que cargar con la mochila suponga el mínimo esfuerzo y no nos cause más molestias de las debidas debemos conocer su estructura y para qué sirven las correas que tiene. Una buena organización del material dentro de la mochila y su correcta colocación pueden reducir a la mitad el esfuerzo que supone cargar todo lo que llevamos.
Partes de una mochila.jpg
  1. Ajuste de altura de la tapa (para ajustar condiciones de carga).
  2. Asa de izado (para manejarla cuando no esté sobre la espalda).
  3. Tirantes superiores de los hombros o estabilizadores (adaptan la forma de la mochila en función de la carga).
  4. Hombreras anatómicas (se adaptan a la forma de la espalda hombro y tórax, reduciendo el peso sobre el cuello; deben ser anchas y acolchadas).
  5. Espalda acolchada (para desplazar mucho peso o con aristas)
  6. Ajuste pectoral (mejora la estabilidad).
  7. Tensores de hombreras (ajustan las hombreras para distintas capacidades torácicas).
  8. Cinturón acolchado y anatómico (reduce la presión sobre las caderas).
  9. Ajuste de cintura (evitará que la mochila salte al andar).
  10. Ceñidores de balanceo del cinturón (reducen el balanceo lateral).
  11. Acolchado lumbar (mejora la comodidad).
  12. Cuelga dedos (llevando las manos a la altura del corazón evitaremos que estas se hinchen).
  13. Ajuste de altura (adapta la mochila a diferentes alturas).
  14. Cintas de compresión y porta-esquíes (permiten ajustar el interior de la mochila para evitar que la carga se desplace).
  15. Cruceta anatómica (permite derivar el peso hacia el centro de la espalda en vez de hacia el cuello).
  16. Bolsillo de la tapa (útil para guardar pequeños utensilios de uso frecuente).
  17. Porta material (permite fijar a la mochila materiales adicionales, como una esterilla).


Cómo ajustar la mochila al cuerpo

Para minimizar el esfuerzo de cargar la mochila es esencial aprender a colocarla correctamente sobre nuestros hombros, espalda y caderas. Si la vas a adquirir en una tienda especializada te detallaran este proceso para tu mochila en concreto.

Ajustar la mochila al cuerpo.jpg


  1. Cargada la mochila a la espalda, la cruceta debe quedar situada entre los omóplatos.
  2. Cerraremos el cinturón, quedando este en la parte superior de la pelvis y con el máximo contacto en todo su recorrido.
  3. Tensaremos los ajustes del cinturón para que no se produzcan balanceos en la parte baja de la mochila.
  4. Tensaremos las hombreras de modo que notemos el contacto con el pecho, hombros e incluso el inicio de la espalda.
  5. Tensaremos los tirantes superiores de las hombreras para anular el balanceo de la parte superior. La cinta de pecho resulta muy útil para una buena inmovilización de la carga.

Distribución del peso

La forma en que distribuyamos el peso dentro de la mochila será determinante para la sensación de confort. Esta distribución dependerá de la carga, de las zonas que tengamos en la mochila y del tipo de recorrido que vayamos a realizar.
En caminatas suaves, el objetivo es tener el centro de gravedad lo más próximo a los hombros posible. Por el contrario, para rutas en las que se realizan muchos kilómetros y se soporta mucho peso es más interesante situar los elementos de mayor peso en la parte inferior de la mochila.
En la imagen podemos ver donde debemos ubicar el centro de gravedad.

Distribución del peso.jpg


La mochila para caminatas de varios días
Veremos cómo organizar la mochila para caminatas largas.
Ante todo, deberemos tener en cuenta la enorme utilidad de guardar todo en bolsas de plástico cerradas. En caso de que nos sorprenda la lluvia y la mochila se moje, la ropa y el material tienen más oportunidades de aguantar secos. Además, podremos acceder más cómodamente a lo que hayamos dejado más al fondo simplemente sacando las bolsas que estén encima y quedando todo mucho más ordenado y accesible.
Colocaremos lo más pesado lo más abajo posible. Demasiado peso en la parte superior de la mochila nos desestabilizará. Cosas como la comida o el camping-gas, de mucho más peso que la ropa, no deben quedar arriba simplemente por comodidad. El calzado y el saco de dormir también son elementos que deberían colocarse lo más abajo posible.
Todo lo demás lo meteremos en la mochila de tal forma que quede lo más accesible posible.
  • En la parte de más arriba, llamada "seta", guardaremos el mapa y la brújula, ya que podemos alcanzar esta zona con la mano sin tener que quitarnos la mochila, para poder consultar la ruta en caso de duda.
  • También guardaremos el neceser arriba del todo. No debe contener más de lo necesario y debe ocupar poco.
  • En los laterales exteriores llevaremos objetos prácticos: la cantimplora, algo de alimento de energía rápida, linterna, gorro y guantes por si el tiempo empeora, una navaja y el botiquín de primeros auxilios del que también hablaremos en esta guía.
  • Los bastones y/o piolet se colocan en la parte exterior con la punta hacia arriba para no hacer daño al que nos sigue.
  • Toda la comida, ropa y material que nos quede la guardamos en el interior de la mochila.
En cuanto al material de descanso:
  • La tienda, lo más pesado que llevaremos, debe ir enganchada a la parte inferior de la mochila. Tiene que quedar firme para que no se balancee. Es buena idea repartir la tienda entre varios (clavijas, palos y telas -sobretoldo y tienda-).
  • La esterilla puede ir enganchada en la parte superior de la mochila o en un lateral si la mochila tiene los agarres apropiados.

Qué llevar en la mochila

Para excursiones de un día será suficiente con llevar:
  • Camiseta de andar (cómoda y repele el sudor)
  • Comida y agua (es interesante llevar comida de energía rápida y una cantimplora)
  • Ropa de abrigo y para la lluvia
  • Brújula y mapa de la zona
  • Botiquín, que además de lo habitual (gasas, suero, picaduras...) conviene que tenga:
    • Leche condensada, por si alguien pierde fuerzas por su nivel de azúcar
    • Pastillas potabilizadoras (según el plan de andar y las zonas)
    • Pastillas energéticas tipo Isostar que se puedan añadir al agua
    • Cacao para los labios
  • Navaja o cuchillo
  • Silbatos (uno por montañero, para usar en caso de pérdida)
  • Móvil con batería suficiente (en las zonas sin cobertura la batería se descarga mucho más rápido, por lo que es mejor apagarlo o llevarlo en "modo avión" si vas a estar mucho tiempo continuado sin cobertura y encenderlo solo cuando o necesites, recuerda que si lo tienes encendido y sin cobertura no te van a poder llamar y vas a gastar muy rápido la batería que podrías necesitar en una emergencia)
  • Dinero en efectivo de todos los países por los que vayas a pasar
  • Calzado adecuado
  • GPS de montaña si disponemos de él
  • Gafas de sol y protección solar (especialmente importantes si hay algo de nieve)
  • Gorro o visera
  • Cámara de fotos
Si además queremos pernoctar o es posible que nos anochezca, llevaremos:
  • Mechero o cerillas (recuerda que en la mayoría de lugares es ilegal hacer fuego y en caso de hacerlo toma precauciones y no olvides apagarlo muy bien)
  • Linterna (las de pila son mas potentes que las de dinamo, pero estas ultimas no necesitan pilas y si en vez de bombillas son LED mucho mejor)
  • Esterilla y saco de dormir (comprueba las condiciones de uso, en especial temperatura mínima, para las que fueron creados)
  • Tienda de campaña que sepas montar y desmontar
  • Pijama (mejor que llevar un pijama es llevar un pantalón cómodo y otra camiseta, de modo que nos sirva tanto como pijama como para poder andar en caso de que se nos moje la ropa o lo que sea)
  • Neceser
  • Cargador del móvil para poder cargarlo en algún camping, bar...
Para marchas de varios días, además de todo lo anterior, será interesante llevar las siguientes cosas:
  • Calcetines suficientes para cambiarnos, para todos los días, ya que son esenciales para estar cómodos y por higiene
  • Gorro, guantes, buff, pañuelo
  • Bañador
  • Poto, plato, cubiertos... según el plan de comidas
  • Papel higiénico
  • Toalla para poder asearnos, e incluso secarnos si llueve
  • Manta térmica. No es demasiado cara, tiene un peso casi nulo, y puede salvarnos la vida.
  • Capa con joroba para la mochila (es lo más eficaz para la lluvia)
  • Bolsas de plástico (para guardar ropa)
  • Cinta americana. Siempre viene bien para arreglar daños en la tienda, sujetar material...
Tampoco hay que olvidar:
  • Piolets, bastón y los elementos que queramos llevar además de las botas y una buena cámara de fotos para disfrutar de la compañía y del paisaje.