lunes, 4 de mayo de 2015

AUMENTO DE ACCIDENTES DE SENDERISTAS INEXPERTOS

Comienza el buen tiempo. Los días son más largos, el sol calienta con más fuerza y todo esto nos incita a salir. Llega la época en la que corredores, ciclistas, senderistas y todo aquel que quiere escapar de la ciudad, decide ir a la sierra. Esto provoca que el campo se llene de personas, unas responsables y otras no tanto. Nuestras fuerzas de seguridad que velan por nosotros y en momentos puntuales nos salvan la vida, nos advierten del riesgos de la Montaña.

Los noticias de accidentes en la montaña se suceden, mes a mes.
Un joven murió a finales de febrero en la estación de esquí de Sierra Nevada, mientras practicaba snowboard, a consecuencia de un golpe que sufrió tras salirse de una de las pistas. El mismo día, dos montañeros que se habían despeñado por el barranco del río Monachil, en una zona próxima, tuvieron que ser rescatados porque la fuerte pendiente del terreno y el hielo y la nieve acumulados no les permitía subir la ladera.
El goteo de casos parecidos es continuo. La Guardia Civil tuvo que socorrer recientemente a un ciudadano británico que se desorientó cuando realizaba senderismo en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén)...

“Cada vez hay más afición por el deporte de aventura y por las rutas de senderismo. Hay más gente, por tanto, existe más riesgo de que ocurran accidentes”, apunta el cabo Adolfo Ceballos, jefe del Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (Ereim) de la Guardia Civil de Álora (Málaga). “
Para frenar todos estos sucesos la Guardia Civil nos indica una y otra vez:
Que hay que ser cuidadoso en la planificación de una jornada de senderismo y de contacto con la naturaleza. El vestuario debe ser adecuado (hay que calzar unas botas que cubran un poco los tobillos y coger algo de abrigo, por si cae la noche) y en la mochila hay que llevar siempre agua y alimentos. Si las actividades elegidas son la escalada o la espeleología, el material debe ser completo y adecuado. Se deben consultar las condiciones meteorológicas y portar un teléfono móvil con la batería bien cargada. “La ubicación por Whatsapp está facilitando la localización de personas”, explica Ceballos. Una linterna, si es de noche, puede ayudar a ubicar a una persona perdida en la montaña.

Un folleto informativo editado por la Guardia Civil también recomienda no pasear solo por el monte y avisar de horarios e itinerarios, además de ser conscientes de las limitaciones personales y renunciar si el terreno se vuelve demasiado peligroso. Casi el 40% de los rescates que hicieron los agentes del Instituto Armado en 2013 en todo el país se debió a un accidente producido por “sobrestimación de las posibilidades propias”. Le siguieron la falta de nivel técnico o inexperiencia (31,95%) y la ausencia de planificación de la salida (29%). Solo el 3% de los incidentes se debió a causas fortuitas o inevitables.

Las campañas de Guardia Civil y Federaciones, aun no han logrado tener el éxito que real. pero cada vez son más las personas que siguen sus recomendaciones al pie de la letra.
Quiero acabar este reportaje dando las gracias a esas fuerzas de seguridad que velan por todos nosotr@s en la montaña y decir que ha partir de ahora todos nosotros( me incluyo yo), debemos ser más respetuosos por esa montañas que tanto amamos.

  Mija , 4 de Mayo del 2015