martes, 19 de mayo de 2015

SIETE PICOS


El Puerto de Navacerrada, sería el observador silencioso del inicio de nuestra nueva ruta. La Venta de Arias, nuevamente seria el punto de encuentro de nuestro grupo. Aunque la hora de quedada fueron las 10 am, por motivos varios no pudimos iniciar la marcha hasta las 11 am.

La novedad del día fue Carlos un chico nuevo procedente de la zona sur de la comunidad de Madrid.
Iniciaba su aventura con Abantos de nuevas. Todos de inmediato le pusimos en antecedentes y le comentamos nuestras pequeñas costumbres. Las de ir al ritmo del grupo, la de sacarnos muchísimas fotos, la de disfrutar de los paisajes...


Iniciamos la ruta, con la foto de comienzo de ruta. Las viejas costumbres no podían perderse.
g
Rosa, Juanjo, Mari Carmen, Carlos, Astrid, Mija, Pilar, Olga, Quique y fotógrafo Javier.
El primer objetivo a superar, era la valla de los remontes. Bueno ya sabíamos por donde pasar. El Puerto de Navacerrada y sus alrededores ya los tenemos muy conocidos.
¡¡ MAXIMA AGILIDAD !!
Ahora tocaba subir una pequeña cuesta... Nada que los chic@s de Abantos no podamos superar. Primera cuestecita superada, el Telégrafo lugar ideal para realizar las primeras fotos de grupo.










El momento foto, llego a su final. Ahora si que si comenzaba lo bueno de la ruta. El ascenso real, al primer pico a visitar. Séptimo Pico: Pico de Nemesio López.
La cuesta no era muy dura pero las piedras, el zis, zas y los mosquitos la hacían un poco más complicada. Muchos de los presentes ya habíamos estado en aquel lugar meses atrás...

 Este grupo también decidió dejar alguna estampita para el recuerdo. Aquí dejo las más chulas, de ese tramo hay tantas que es difícil decidir cual poner.












Y por fin ante nosotros... Séptimo Pico: Pico de Nemesio López. Una visión impresionante.  2.138m para nosotros. Creamos el campamento base, como si fuéramos a iniciar una ascensión muy importante.





 
Los más osados, aventureros y yo mismo (Uf catalogarme es tan..), iniciamos el ascenso por donde a cada uno le dio la gana. A los cinco minutos, la cima era nuestra.
 
 
 
 
 
 Ahora, nos quedan 6 Picos a conquistar. El siguiente, Sexto Pico: Pico de Juan López. Nada lo teníamos hay a ladito. No íbamos a subir todos, toditos todos. No había tiempo suficiente. Eso si una(s) foto(s) no podían faltar.



 

Los Picos se fueron sucediendo... Quinto Pico: Pico de Nemesio López, Cuarto Pico: Pico de Francisco López, Tercer Pico: Pico de Benito López, Segundo Pico: Pico de Tomás López. Las fotos se multiplicaron. Cada Pico tubo su propio book... Ordenarlas es casi obra de chinos...

 de chinos...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Por fin llegamos al penúltimo de los picos. Je je el segundo en la realidad.

Segundo Pico: Pico de Tomás López

Un lugar ideal para comer y contemplar la belleza de los parajes que nos rodeaban.














Ahora teníamos que avanzar.  Majalasna nos esperaba. El primer pico y ultimo a visitar. La distancia desde el Segundo Pico: Pico de Tomás López, es considerable. este pico esta muy apartado. Si se ve rutas de 7 picos en diferentes webs, Majalasna nunca llegan. Nosotros, no nos achantamos y lo visitamos.
El descenso fue entre pinos y no muy cómodo pero el objetivo era coronar todos los picos y lo íbamos a lograr.



Fotos con el Pico de Tomás López al fondo








 
Nos toco trepar un poco pero Majalasna se lo merecía. Las vistas desde aquel lugar eran espectaculares. No dudamos en fotografiarlo todo, todo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tocaba regresar, la ruta hasta aquel instante había sido una belleza. Pero aun el camino nos traería parajes también preciosos. La senda de los Alevines,
comenzó suave y bien definida. Que el nombre no nos engañe, el camino se convirtió en toda una aventura. Había que seguir las marcas en los arboles y el camino atravesaba todo tipo de obstáculos. Rocas, troncos... Uno de los momentos más divertidos fue cuando tuvimos que atravesar una especie de pasadizo entre piedras. Parecía que aquel no era el camino, pero la señalización nos decía que sí que aquella era la senda a seguir.










Abandonamos aquella preciosa y divertida ruta. Tomamos la senda  conocida por todos nosotros. el Camino Smith.

 
 
 
 
 
 Llegamos al puerto de Navacerrada. Ahora tocaba celebrarlo pero antes la foto de final de ruta.
 
 
 La celebración como siempre fue genial. Caña aquí, cerveza con limón por allí unas patatas y...
 
 Ahora ya podíamos decir aquello de:
 

¡¡¡ RUTA SUPERADA !!!