lunes, 4 de enero de 2016

INTO THE WILD

Más conocida entre los españoles con el título de Hacia rutas salvajes, esta emocionante película basada en una historia real nos puso los pelos de punta con sus muchas escenas épicas. Quién no ha soñado con escaparse alguna vez y vivir completamente aislado, en plena montaña, con su soledad y algún libro en el que bucear. Además de una historia bonita de aventura y superación, con este filme disfrutarás de una fotografía y una banda sonora alucinantes. Sin duda: nuestra favorita.
Cosas que aprendimos gracias a Into the Wild:

  • Los ríos crecen en primavera. Te parecerá una chorrada, pero comprueba la ruta que vas a hacer, por si acaso se te cruza algún caudal imprevisto o que no recordabas de la última vez. Podría impedirte el paso y que te pase como a Alexander Supertramp y te quedes aislado.
  • No comas frutos silvestres si no sabes qué son. Hacerte el montañero y el entendido en bayas, moras, frutos secos, etc., es algo muy chulo, pero puede costarte la vida o, al menos, una buena indigestión que te deje varado en el camino. Infórmate de lo que vas a encontrar en el sitio donde vas o, mejor, no comas nada extraño, aunque tenga pinta comestible.