sábado, 23 de septiembre de 2017

EL VÍA CRUCIS DEL VALLE DE LOS CAIDOS

El trayecto, de cinco kilómetros, tiene 2.300 escalones y se necesitan casi cuatro horas para recorrerlo
2300 escalones, 5 kilometros al aire libre en la sierra de Guadarrama. Entre riscos, pinos, senderos, calma y silencio. Paz y recogimiento. Estamos en el Vía Crucis del Valle de los Caídos, un lugar desconocido. 

Las escaleras, las capillas y las cruces de granito diseñadas por Pedro Muguruza, van marcando la senda de la Pasión de Cristo. Ahí están las catorce estaciones, en números romanos, que recrean las escenas desde que Jesús es condenado a muerte y sufre las tres caídas hasta que es llevado al sepulcro.
Una calzada enlosada, muy al estilo de las calzadas romanas, con una media de 6 metros de ancho. Este Vía Crucis sin duda alguna es el orgullo de la Abadía de Santa Cruz del Valle de los Caídos.
La VIII estación es el punto más alto del Vía Crucis. Nos encontramos a  1.338 metros de altitud, en el Risco de la Nava. Por su belleza se la conoce como el Altar Mayor. En esta atalaya nos encontramos con algun miembro de Bomberos de la Comunidad de Madrid. Su trabajo consiste en vigilar todo el panorama en prevención de cualquier accidente, incluidos los temidos incendios.
Foto de Capilla ví­a crucis
En el VI estación a la VII , el corazón se me paro. Las vistas son sorprendentes, la sierra, el embalse de Valmayor y el el Campillo, el edificio herreriano que fue residencia del secretario de Felipe II, la autopista A-6.

En estos momentos, estamos en ruta visitando este impresionante lugar.