martes, 18 de diciembre de 2018

Verigo en las escaleras

La conocida ruta de las escaleras , se encuentra enclavada en la frontera entre Aragón y Cataluña. Una ruta de vértigo por uno de los cañones más hermosos de la península y con unos acantilados que quitan el hipo.

La ruta se inicia desde el Albergue de Montfalcó. Seguiríamos el camino natural de Montfalcó que sustituye a uno más antiguo que yace en el fondo del embalse de Canelles.
Lo primeros metros se realizan por una senda que nos lleva hasta la fuente de Montfalcó y al antiguo lavadero del pueblo, la señalización es numerosa y clara.
Continuamos la marcha descendiendo hasta atravesar el barranco de la Tartera, pasaremos por el corral de la Viña (Una antigua edificación agrícola), seguimos descendiendo hasta encontrarnos con el primer tramo de pasarelas ancladas a la roca. Este es sin duda el primer desafió de la ruta. Una nueva pasarela nos espera al final del cual encontraremos el puente colgante que recuerda el antiguo paso histórico destruido durante la construción del pantano.

Nos encontramos en el lado de Cataluña, caminamos diez minutos y conectamos con el GR1. En este punto uno decide si retroceder poner punto y final a la aventura o seguir la caminata.

El camino continua por sendas vertiginosas, donde uno puede perderse en el maravilloso mundo de los sueños e imaginarse como seria volar sobre las aguas del río. Montfalcó quedo atrás  llegamos a el cruce con el camino natural, famoso por sus espectaculares pasarelas y puente colgante no podéis dejar de disfrutar de él.

Seguiremos todo el rato las marcas blancas y rojas que nos llevarán a hasta el barranco de Sant Jaume, que lo cruzaremos por un puente colgante, y en cinco minutos estaremos adentrándonos bajo los paredones calizos del Congost.

Desde su inicio encontraremos pasamanos de sirga, que dan seguridad al caminante, y bancos de madera, dispuestos a modo de miradores, anclados sobre el precipicio. El camino se talla en la compacta roca caliza, llegando a horadarla por medio en un túnel.

Tras un tramo de recorrido, sobre un empinada canal sita por encima del camino, se abre la boca de la cova Colomera o Palomera (570m, 45 min) a la que se accede mediante una cadena y grapas.

El embalse de Canellesuna una preciosidad, que pide ser fotografiada. Llegamos al desfiladero, momento en el que uno tiene que prestar mucha atención a la senda y pararse para disfrutar de las vistas.

Llegamos a cova Colomera o Palomera a la que se accede mediante una cadena y grapas. Merece la pena visitarla. lo siguiente que nos encontramos es el túnel. Uno puede pensar que la inseguridad abunda pero los pasamanos de sirga, dan seguridad al caminante, y bancos de madera, dispuestos a modo de miradores, anclados sobre el precipicio tambien.

Salimos de las paredes calizas y cruzamos un impresionante puente. La llegada a la Masieta, se puede realizar por dos senderos. El camino del embalse, o por el camino de las Tarteres (El primero se inunda cuando el pantano está lleno, mientras que el segundo da un rodeo para salvarlas).

Ahora toca regresar y disfrutar de todo aquello que no vimos o dejamos de ver.

FICHA TECNICA
 Tipo de ruta: circular exlusivamente senderista
 Punto inicio: Alquézar
 KM: 16 km
 Duración: corta 6h
 Desnivel:  900 m