miércoles, 20 de noviembre de 2019

Casillas el Tiemblo en busca del Castañar

Aquella mañana de Noviembre una semana más decidimos realizar un precioso paseo por el siempre otoñal pueblo de Casillas. En esta ocasión no pasearíamos por los preciosos castañares que rodean el perímetro del pueblo. Nuestro objetivo era llegar hasta el hermoso Castañar del Tiemblo.
Quedamos en el lugar de siempre el bar la Rama nos sirvió de refugio para tomar fuerzas para nuestra nueva aventura. El monte de Casillas y su puerto a 1768 metros anunciaban que nos encontraríamos nieve en el camino.
Antes de iniciar nuestro camino como ya es tradición nos colocamos todos en posición y realizamos la foto de inicio de ruta.

Nuestros pasos se dirigieron rápidamente por las estrechas callejuelas del pueblo. Alguno se fijo en Cooperativa de Castañas y otros les encanto su pequeño ayuntamiento. 
Llegamos a la senda que ascendía hasta la Preciosa y pequeña Ermita que Casillas tiene en ese lugar tan hermoso. El grupo no pudo resistirse a realizar una pequeña parada en aquel lugar y disfrutar del entorno.



Teníamos que ascender aun un poco más por caminos que se encontraban rodeados de preciosos paisajes otoñales. El aire de pureza que se respiraba en el lugar nos regalaba vida a todos los miembros del grupo.


La llegada al precioso y espectacular Puerto de Casillas nos hizo disfrutar a 1768 metros de hermosos paisajes. Nadie se esperaba el manto blanco que en el había pero se podía intuir antes de iniciar nuestro camino que la nieve llegaría al lugar pues las cuotas de nevadas anunciadas días antes eran de 900 metros. 
 

Nuestro nuevo sendero blanco por momento nos adentro en ese precioso paisaje de montaña donde los ojos van continuamente disfrutando  de la belleza que el horizonte nos muestra


Llegamos al Pozo de la Nieve lugar desde el cual pudimos seguir disfrutando de los paisajes y como nosotros somos unos grandes aventureros decidimos visitarlo.
El Área recreativa de las Barrancas nos recibió como a unos domingueros más. Aquel lugar cuidado y en un precioso paraje nos conquisto a todos.

Nuestro próximo objetivo era el Castañar del Tiemblo, que para eso habíamos venido. El castaño del Abuelo fue uno de los primeros lugares que visitamos. La foto no se hizo esperar con aquel castaño centenario.

Caminamos por aquel castañar disfrutando de hermosos ejemplares que a todos nos sorprendían. Por todas partes podíamos ver árboles centenarios de hermoso ramaje. El color del otoño lo cubría todo.
Caminamos por aquel castañar disfrutando de hermosos ejemplares que a todos nos sorprendían. Por todas partes podíamos ver árboles centenarios de hermoso ramaje. El color del otoño lo cubría todo.
Nos costo mucho irnos de aquel lugar pero teníamos que regresar a casa. Grabado en nuestras cabezas quedaban los recuerdos de aquel precioso castañar. Casillas nos esperaba para comentar la ruta del día.

Caminamos entre pinos, castaños, robles y otros árboles de aspecto otoñal que fueron iluminando nuestro regreso. La ruta del día había sido una preciosidad y todos nos íbamos con muy buen sabor de boca.
Llegamos a Casillas dejamos nuestra equipación en los coches y nos fuimos a celebrar nuestra preciosa ruta al Bar la Rama, nuestro lugar de encuentro y celebraciones en Casillas.

Ahora si podíamos decir aquello de: