martes, 28 de junio de 2016

LA LAGUNA ENCANTADA

http://farm3.static.flickr.com/2049/2446045517_0807ccfcbd.jpg 
Bajo la atenta mirada de la majestuosa Peñalara, la laguna del mismo nombre se mantiene tranquila y relajada. La falta de la brisa o el viento del norte hacen de este lugar un tranquilo y misterioso lugar. Cuando llega el invierno, se congela y solo la fauna local, algún científicos y cuatro montañeros aguerridos llegan a visitarla.
https://i.ytimg.com/vi/sd0GxASkv18/maxresdefault.jpg 
Ese es el momento en el que los lugareños aprovechan para dejar su imaginación flotar y antiguas historias o leyendas las convierten en parte de su ser.
https://lh5.googleusercontent.com/-TDclh3BAY1c/U0aGnouU3BI/AAAAAAAAQG4/GHi8IrwM4SE/w960-h614-no/96%2Bventamarc.jpg 
No pense que la nieve caería tan repentina y veloz mente. Sorprendido sin escapatoria, la Venta de Marcelino se convirtio en mi refugio por el momento. Sentado en aquella mesa de madera junto a cuatro locos más que habiamos subido hasta el puerto, disfrutaba de mi chocolate calentito. Todos hablamos sobre la sorprendente nevada, los peligros de la montaña. 
Rafael Sánchez dueño de Venta Marcelino
Rafael Sánchez, el dueño de aquel chiringuito que nos acogía y tantos momentos maravillosos hemos vivido se acerco a nosotros y nos corto la conversación. Nadie se atrevió a decir ni una sola palabra y sin preambulo alguno inicio una narración de la leyenda de la pastora de Peñalara. Todos con la vista clavada en el, la taza de chocolate en la mano, escuchamos su relato.
https://juancarlosboverimuseos.files.wordpress.com/2011/10/daniel-ridgway-knight-la-pastora-de-rolleboise-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri.jpg 
Hace muchos años, cuando se vivía de una forma menos tecnológica, cuando estas tierras estaban gobernadas por pastores... El cielo sin previo aviso se nublo y como hoy una espesa capa de nieve lo cubrió todo. Aquel invierno fue largísimo y duro. La primavera llego frondosa un año más  y los pastores iniciaron su camino desde el valle a las montañas. Los días de sol, eran los mejores para disfrutar de interminables siestas.
 http://www.latinamericanart.com/artworksimages/4186/img-01-02771252-e33b-4369-ae36-6fb096e7be39.jpg
Una des esas tardes bajo la sombra de un árbol una preciosa pastora se despertó agitada. De inmediato contó el numero de ovejas que tenía. Le faltaba un cordero. Nerviosa, se puso en pie y grito lo más fuerte que pudo para que el cordero descarriado emitiese algún sonido y poder localizarlo.

Un extraño sonido se escucho por la zona de la Laguna. La pastora, nerviosa se aproximo lentamente hacia el lugar. No tardo mucho en llegar hasta la orilla de las aguas de aquella mole de agua y hielo. El sonido parecía el de su cordero extraviado y parecía provenir del interior de las aguas. No dudo en adentrarse lo más y más que pudo en las aguas aun gélidas de la laguna. Se ahogo sin que nadie pudiera hacer nada por socorrerla.
https://unidoscontralaapostasia.files.wordpress.com/2014/01/pastor-se-ahoga.jpg?w=640
Cuenta la leyenda que:
Que cada noche de difuntos emerge del centro de la laguna una isla donde se distingue la figura de una pastora, entre luces misteriosas.   

También hay quien dice que la pastora se convirtió en ondina, hada o ninfa de las aguas y que con su Odulce canto intenta atraer a los montañeros que andan por la zona para ahogarles en la laguna.

Otra leyenda cuenta que mucho tiempo después dos amigos intentaban averiguar los secretos de la isla que emergía y la luz que desprendía.  Uno de ellos cruzó la laguna a nado con un libro entre los dientes. Cuando llegó a la orilla comenzó a leerlo en voz alta, mientras su amigo cruzaba nadando a su vez.  Cuando éste llegó al centro del pequeño lago, el que estaba leyendo cerró el libro de golpe y las aguas se tragaron a su amigo, que nunca más apareció. 

Todos nos quedamos boquiabiertos, vaya historia. Mereció pasar la noche bajo la compañía de toda aquella gente que como yo se había visto atrapada por la intensa y repentina nevada. A la mañana siguiente la maquinaria pesada del ejercito y las palas vinieron a socorrernos. Nunca olvidare la historia de la pastora y si visito la zona no are caso a los sonidos extraños.