lunes, 19 de septiembre de 2016

HOCES DEL RIO DURATON PUNTO Y APARTE

Resultado de imagen de sepulveda
Situada a 132 kilómetros de Madrid, Sepúlveda nos mostro lo más bonito que en ella había. Aparcamos los coches en uno de los amplios aparcamientos que hay antes de entrar en el pueblo.

Visita guiada por el pueblo, hasta llegar a la Plaza Mayo, para buscar donde desayunar.



Resultado de imagen de sepulveda
El desayuno nos sentó fenomenal. La ruta tenía que empezar. Una vez en los coches planeamos la táctica a seguir. Dos coches a un lado y el resto se quedaba en el otro...
Al final todos los coches menos dos se quedaron en el parking donde iniciaríamos la ruta " Puente de Talcana". Los dos coches se marcharon hasta el Puente De Villaseca, final de ruta. Dejaron un coche  y regresaron al punto de inicio de ruta. Por el camino no pudo el fotógrafo resistirse y...
Nos colocamos las mochilas y nos dirigimos al antiguo e histórico puente Talcana. Como no al llegar a el...




Arrancamos la marcha, el sendero era una preciosidad. El conjunto arbolado creaba una perfecta sombra sobre nuestras cabezas el calor intentaba apoderarse del lugar pero no lo conseguía.





El agua, la fauna, las piedras, todo formaba un conjunto perfecto que hacían de aquel lugar maravilloso.











Continuamos el camino, cualquier lugar era chulo. Puentes, acantilados. Aunque a los buitres se les escuchaba no corríamos peligro.













Llegamos a la cueva de los Siete Altres y al que sería nuestro punto y aparte. El chiringuito del final de la ruta del río Duraton. 




Podíamos haber dado la ruta por concluida en este justo instante pero no. Nos acercamos hasta el río Duraton a disfrutar de sus frías aguas y ha investigar el entorno.








Llego el momento de elevar anclas. Los chicos a por los coches y las chicas... Ellas se divirtieron y nosotros disfrutamos de nuestro viaje.








Nuestras andanzas por estas tierras no acaban aquí, los chicos volvieron con los coches y...
“Cuenta la leyenda que San Frutos golpeó su bastón, creando una brecha mágica que separó la tierra caliza de la ermita erigida en su nombre, en su deseo de proteger a un grupo de cristianos de los moros y cuyo ejército se perdió en el abismo”
CONTINUARA...