martes, 27 de septiembre de 2016

PEÑALARA SENDA BATALLON ALPINO

Una vez más estábamos en el Puerto de Cotos disfrutando de un nuevo sábado de ruta. Mientras todos íbamos llegando los más madrugadores desayunaban en la Venta de Marcelino.
Sobre las 10:00 iniciamos la marcha, el frio se hacia notar pero todos sabíamos que era cuestión de minutos porque el ascenso a Peñalara iba ha ser duro. La foto de inicio de ruta no pudo esperar.

El grupo inixio el ascenso con mucha alegría Peñalara estaba esperándonos. Comenzaron las primeras fotos, las primeras conversaciones... La parada en el Mirador de la Gitanilla no pudo faltar. Momento importante no solo para observar el paisaje, la brújula, el horóscopo...Era un buen momento para desprenderse de ropa que en la subida nos iba hacer sudar de lo lindo, cazadoras, la tercera capa...
Foto de Mirador la gitanilla
Iniciamos el ascenso, la cosa empezaba a complicarse. Paradas para respirar y contemplar el paisaje.




 El refugio de Zabala, las dos Hermanas ( La mayor y la menor )... Las vistas eran espectaculares a pesar de que el día no estaba siendo muy agradable.

El ultimo tramo se iba hacer duro, la niebla no paraba de ir y volver, el frio era arrollador y el aire no cesaba.





 Las paradas eran constantes, el grupo se separaba y había que unirlo cada poco. La niebla era nuestra enemiga en ese tema
Llegamos a Peñalara, Unos se protegieron en el refugio, otros nos abrigamos aun más... No estábamos para muchas bromas así que al grano. Ja, ja... Foto aquí, foto acá.













Iniciamos el camino hacia los claveles. La niebla seguía jugueteando con el paisaje, el frio era más notable y el aire seguía bravo. Los Abante@s dudaban de si pasar o no los claves. Los más osados avanzaron hacia ellos... Un pequeño numero de personas se negaba a atravesarlos. Buscamos un camino pero no aparecía.
Una de las reglas no escritas de Abantos y del senderismo nos dice: Siempre el grupo debe permanecer unido y seguir el mismo itinerario. Es irresponsable realizar otro itinerario ( Aunque lo desees, hazlo tu otro día por tu cuenta), es irresponsable dejar que alguien regrese solo a punto de partida, enfermo, herido, dolorido...( El grupo le acompañara, al completo)...
El grupo hablo y se llego a la conclusión de que había que regresar por donde habíamos venido. ( Venga va no, a utilizar el plan B). Solo 5 irresponsables decidieron cruzar los Claveles( Mal, muy mal. Yo también queía pero el grupo es el grupo).









 .
La ruta continuo, con un plan B muy bien definido. Retroceder y bajar a Cotos por una senda que solo unos pocos conocíamos. La Senda del Batallón Alpino.





Pero antes de iniciar el precioso camino de descenso a Cotos, teníamos que retomar fuerzas. Realizamos una parada para comer y descansar.



Los fotógrafos  hicieron un trabajo formidable persona a persona.















Una ruta más Javier nos mostro lo que su zoom es capaz de hacer.




Iniciamos el camino hacia Cotos. Seguimos el camino tradicional y en un momento dado nos fuimos hacia la derecha. Aquello estaba lleno de vacas, pero se esquivaron y... Teníamos de referencia  unas ruinas de un corralón donde en los años de la guerra el batallón Alpino lo utilizaba como almacén,...











Llegamos al corralón, encontramos la placa conmemorativa y lo rodeamos. Aquella creación humana estba estratégicamente creada.  Los aires del norte no la afectaban y era difícil llegar.
Avanzamos sobre aquel terreno de matorral bajo en busca de la senda que nos llevaría a Cotos. Durante un par de minutos andamos campo a través hasta que dimos con la senda.



Cogimos la senda del Batallón Alpino y descendimos. Al principio el matorral bajo lo cubría todo, luego nos adentramos en un inmenso bosque de pinos. Las vistas eran sorprendentes.







Las ultimas escalinatas y el Puerto de Cotos estaba a nuestro alcance.
Foto de final de ruta. Una vez más podíamos decir aquello de:

¡¡¡ RUTA CONSEGUIDA!!