miércoles, 18 de enero de 2017

VALLE DE LA BARRACA

Resultado de imagen de navacerrada, 9:00 de la  mañana. El pueblo estaba vacío y los bares cerrados. Aparcar no fue problema. Fuimos llegando poco a poco, los primeros localizaron un local para desayunar.
   
Una vez que habíamos cogido fuerzas cogimos los coches y nos fuimos  hasta nuestro punto de salida. Los aparcamientos de la Barraca. Antes de iniciar la marcha la foto de inicio de ruta no se hizo esperar.
                   
Iniciamos el camino por aquella amplia pista muy bien conservada, Los embalses del Pueblo de Navacerrada y el del Ejercito del Aire, se iban quedando a la derecha.
                 
Seguimos el camino hasta un desvío que nos envío por una pequeña senda. Tuvimos que cruzar  el rio Navacerrada el cual estaba bajo los efectos de la congelación.
Aquella estrecha senda nos llevaba suavemente hasta nuestro objetivo. Subíamos lentamente sin darnos cuenta. El frío era cada vez más intenso.
           
Llegamos a la pista principal y a los 200 metros nos desviamos nuevamente por un sendero muy bien definido que nos llevo hasta la fuente de la Campañilla. En aquel lugar hicimos un alto en el camino para recuperar fuerzas y...
        

    

 Seguimos el camino, el bosque de pinos por el cual habíamos estado viajando durante horas comenzó a desaparecer. ahora el terreno era más pedregoso y el rio Navacerrada lo veíamos con más hielo. Las vistas a nuestro objetivo era cada vez más frías.
    

     
      
 

   
La nieve y el hielo se empezaron a apoderar del camino y llegamos a un punto en el que  el grupo se paro. ¿Intentábamos seguir o no? Se planteo la pregunta. Cuatro personas intentamos ascender y no parecía estar tan mal como algunas personas de otros grupos de bajada pintaban. Pero el grupo decidío no subir.
       
       
            
 Los que decidimos ascender, subimos lenta pero seguramente siguiendo , las huellas que otros habían ido dejando, aprovechando piedras y matorrales. Llegamos al collado cada uno por un sitio y a base de silbidos y el pito nos reagrupamos.
       

    
      
 La niebla callo sobre  nosotros y sobre el grupo principal que decidió buscar un lugar de abrigo para protegerse he ir comiendo,

         ç

 
Mientras tanto los cuatro locos, avanzamos en grupo hacia la Maliciosa. Las condiciones atmosféricas eran cada vez peores; A 300 metros del punto geodésico decidimos regresar.
       
     
Los chicos y chicas del grupo principal decidieron ir bajando. El frío se había instalado para no irse. El bosque les serbia de protección. Siguieron la senda que estaba muy bien señalizada.
         

La niebla lo envolvía todo, el frio se intensifico y el grupo de los cuatro avanzo rápidamente en busca de la senda que une la Maliciosa con la Bola. Encontramos el pluviómetro, estábamos en la senda. un giro a la izquierda y descendimos
           

                     

                     
El grupo principal llego a los coches. Tocaba meterse en los coches y esperar haber si el grupo de cuatro inconscientes regresaban.
        


        

Llegamos los cuatro de la Maliciosa. La bajada había sido más fácil de lo que creíamos.

 Celebramos una ruta lograda y...
Una vez más gritamos aquello de:
¡¡¡RUTA SUPERADA!!!