lunes, 24 de abril de 2017

ROBLEDONDO

Para esta nueva ruta habíamos elegido el puerto de la Cruz Verde como punto de encuentro. A las 9:00 de la mañana todos fuimos llegando y sentándonos para desayunar. La ruta del día iba ser larga y agotadora. La amiga de Li, Vanesa que vivia en Robledondo se acerco a conocernos nos ofrecía no solo su compañía, nos aria de guía o nos ayudaría en el todo lo que pudiera.
Robledondo era el pueblo elegido esta vez para realizar la ruta. Nuestra nueva amiga nos indico donde aparca, nosotros lo hubiéramos hecho en cualquier lugar.




Iniciamos el camino, el comienzo iba ser de largas subidas, pero las vistas que descubriríamos iban ha ser impresionantes.




El sendero que seguíamos, era una preciosa pista que estaba en un estado excelente.  No fue muy complicado subir por ella.





Los paisajes que contemplábamos eran preciosos. Merecía la pena subir hasta aquel lugar. la vistas del Monasterio del Escorial y nuestro Pico que nos da nombre nos encantaron.




Contemplamos como llegábamos al camino que subía a nuestra cima mítica, Abantos. realizábamos un giro a izquierdas y ante nosotros...



El embalse del Tobar. Cuantas veces la habíamos visto aquel embalse, ahora nos acercábamos a el. Aunque no lo visitaríamos. Teníamos otros planes.








Tocaba comer. Encontramos un conjunto de piedras que nos sirvió para montar el campamento. El lugar estaba muy bien.





La hora, de la siesta llego. Hay todos tirados, unos por hay otros por aquí. Ja, ja,ja.




Las vistas del embalse eran preciosas.


Continuamos la marcha. Las vistas eran una preciosidad. Peguerinos, lugar que conocíamos, el embalse de Aceña al fondo. Que bonito lugar.













El paisaje cambio. Abandonamos aquel terreno de alta montaña sin árboles vegetación y nos adentramos en un bosque de pinos. El sonido del agua lo inundo todo, el arroyo del Hornillo nos acompaño largo rato. 





El arroyo, nos alegro el camino. La ruta había cambiado mucho, nos estaba gustando a todos.












Llegamos a la cascada del Hornillo y la sucesion de fotos se inicio. Todos queríamos una, ellos,ellas a solas, en grupo.




Descendimos por una preciosa senda hasta la carretera, Aun nos quedaba lo peor para regresar al pueblo.




El ascenso de nuestra ultima cuesta fue dura. Todos logramos subirla pero tuvimos que descansar un buen rato.


Llegamos a Robledondo. La ruta había sido una vez más una preciosidad.

Todos a la Cruz Verde a celebrar el fin de ruta.

¡¡¡RUTA SUPERADA!!!

Escrito por: Miguel@Villasante