lunes, 30 de julio de 2018

¿GPS de mano o app de mapas?

El buen tiempo es uno de los principales alicientes para planear rutas de senderismo, pero una de las dudas a la hora de realizar recorridos al aire libre son las herramientas de geolocalizaciónpara no perderse. Hoy en día, son muchos los asiduos a emplear una app de mapas del smartphone, pero las limitaciones que presenta pueden llegar a ser indicativos clave para buscar otras soluciones.
Para evitar complicaciones, algunos expertos recomiendan otras herramientas de geolocalización, que antes del boom de aplicaciones como Google Maps, eran más recurrentes: los GPS de mano. Este sistema de navegación, cuya expansión tuvo lugar como sistema de guía en los trayectos en el coche, tiene también otros formatos más pequeños portables.
Las diferencias entre usar un móvil o un GPS recaen principalmente en la cobertura o en la autonomía de la batería, tanto por su menor duración como por la falta de una toma de corriente próxima. Sin embargo, hay otras disimilitudes que son más prácticas a la hora de pasar un largo periodo al aire libre.


GPS vs smartphone

La duración de la batería de un GPS puede alcanzar las 16 horas, mientras que la autonomía de un smartphone que tiene ejecutada una aplicación de geolocalización se puede reducir hasta una media de cuatro horas. Asimismo, algunos GPS tienen la opción de reemplazar la batería por otra, si esta se acaba.
La señal de GPS en un smartphone es muy pobre cuando se encuentra en un entorno al aire libre, aunque se da el caso que en ocasiones no tiene cobertura. Mientras que un GPS de mano, aparte de recibir dicha señal, tiene una cobertura más precisa porque incluyen brújula, altímetro y barómetro que detecta los cambios de presión atmosférica.
La mejor recepción de la señal se explica a través del objetivo del aparato. Mientras que el GPS está pensando para esta única función, el smartphone tiene diferentes funcionalidades. Sin embargo, la cobertura del smartphone puede variar, ya que «no todos los dispositivos llevan el mismo chip GPS, en función de la gama del dispositivo esta recepción de la señal puede ser mejor o peor», señala Carlos Vizoso, Project Lead en Gennion Solutions.
Vizoso aclara que en ocasiones depende de como esté configurado el smartphone: «Si el dispostivo tiene predefinida la actualizaciónde ubicación a traves de redes móviles y no tenemos cobertura, la recepción será peor o incluso nula». Asimismo, hace hincapié en el problema de la temperatura a la hora de usar una app de geolocalización, sobretodo en verano, porque ocasina que el terminal se caliente más.
Estos dispositivos están planteados para su movilidad por entornos y climas diferentes, por lo que son más robustos, impermeables y resistentes al polvo. Por otro lado, la luminosidad de la pantalla está preparada para su visualización, pese al contraste del sol. Dichos productos se pueden encontrar en firmas como Garmin GPS y sus precios oscilan entre los 300 y 500 euros.