miércoles, 13 de marzo de 2019

Hoyo Cerrado


Aquella mañana de sábado elegimos Soto del Real como lugar para iniciar una nueva aventura por la Sierra de Guadarrama. Un lugar elegido por su maravilloso entorno natural.
A las 9 am como siempre ultima mente, quedamos en la Plaza de la Villa, concretamente en la pastelería Piccola. Un lugar acogedor, de agradable trato y con una maravillosa variedad de productos. 
Los chicos fueron llegando como siempre puntualmente y el grupo tranquila mente cogió fuerzas para iniciar la ruta.
La ruta se iniciaba un poco alejada del núcleo urbano por lo que tuvimos que coger los coches para ir por diferentes caminos de tierra hasta el aparcamiento desde el cual iniciamos nuestra marcha.
Equipados para el momento iniciamos la marcha disfrutando desde el inicio de las magnificas vistas que el lugar nos proporcionaba. No tardamos en pararnos en un lugar bonito para realizar la primera de muchas fotos de la nueva jornada de senderismo. La foto de inicio de ruta no se hizo de rogar.
Seguimos la senda, que en realidad era una amplia pista que se adentro en un impresionante bosque de pinos. Las sombras de estos preciosos árboles nos dieron la vida pues el sol calentaba demasiado.

Un alto en el camino, una mirada al horizonte y un momento para disfrutar de las maravillosas vistas que nos encontrábamos.

La amplia senda continuaba su rumbo con un pequeño desnivel positivo que no notábamos tal vez por el encanto del entorno o por las agradables conversiones que compartíamos. Una parada para realizar foto de grupo y muchas más. 





Una parada en un precioso mirador del camino y el momento foto fue una locura. Todo el mundo quería tener un recuerdo con aquellas impresionantes vistas.




Tomamos una pequeña senda que nos adentro en un precioso bosque. Todos en fila india seguíamos al guia que más y más nos llevaba a un oscuro y hermoso paisaje. 

Ascendimos por una pequeña senda en busca de un camino en el cual había un precioso roble, pero nos desviamos un poco y nos costo encontrarlo. 

Una vez en el camino avanzamos hasta descubrir una jaula para cabras, como hay una superpoblación de esta especie las atrapan en estas para reducir su población. Ya sabemos muchos que en muchos puntos de nuestra sierra se están cazando con ballesta.
 





Nos desviamos a la izquierda por un pequeño sendero fácil de distinguir que nos llevaría hasta nuestro objetivo del día, pero no sin antes mostrarnos un precioso lugar desde el cual muchos de nosotros realizamos una preciosa foto montañera.
Llegamos a la Hoyo Cerrado, un lugar impresionante que nadie se esperaba encontrar. Su panorámica era espectacular y su pradera con un pequeño arroyo era de película. Encontramos un lugar ideal para parar a comer tranquila mente.


Cuando ya teníamos el estomago lleno empezó la sesión de fotos. Una de nuestras chicas, otra de la bandera...

Iniciamos el descenso por la otra vertiente del valle. La senda no tenía perdida y fu muy divertido el momento en el que todos nos adentramos en un bosque de hermosos pinos y empezamos a descender rápidamente. ja, ja Era una senda con pronunciadas zetas y nosotros atajamos una y otra vez.
Llegamos a Soto del Real y como muchas otras rutas celebramos aquella preciosa ruta, en la que todos nos llevamos magníficos recuerdos visuales.
Ahora podíamos decir aquello de...