viernes, 4 de septiembre de 2020

Puente de la Cantina una ruta fresca

 Llegamos a las 9 de la mañana al Puente de la Cantina y había tanta gente que tuvimos que dejar el coche un poco más lejos. Aquel sitio era muy concurrido por el mundo de los senderistas por las numerosas rutas que uno puede realizar en el lugar.

 Iniciamos el camino hacia el Puerto de Cotos con todas nuestras medidas de seguridad anti-Covid como la reglamentación nos obliga y por supuesto por nuestra propia seguridad. La senda la conocíamos muchos de nosotros asi que disfrutamos una vez más de la belleza del lugar.





 Un paraíso de hermosos parajes, con chorreras de leyenda, helechos de tamaño XXL, donde la vida abunda y los sentidos rejuvenecen. Disfrutar en verano de temperaturas tan frescas no tiene precio.

 Llegamos al Puerto de Cotos, nuestro destino, el lugar más alto de nuestra ruta, paraíso de senderistas, inicio de la ruta a la cima más alta de Madrid (Peñalara). Comimos  nuestros bocatas, con una cerveza, helado...

 La bandera de Abantos como ya es tradición la sacamos en el puerto antes de iniciar el retorno.   Iniciamos el descenso, la vuelta al Puente de la Cantina. Conocíamos la senda y bajamos rapidamente, manteniendo un ritmo muy fuerte.



Llegamos al Puente de la Cantina agotados, felices y con ganas de celebrar el final de ruta. El día había sido muy agradable y una ruta con tanta agua y numerosas sombras siempre es de agradecer.

¡GRACIAS POR OTRA PRECIOSA RUTA EN VUESTRA COMPAÑIA!