lunes, 5 de septiembre de 2016

ALTAR MAYOR POR LA SENDA DEL AGUA

A la hora indicada, nueve de la mañana todos estábamos en el lugar indicado de encuentro. la ruta atípica en jueves estaba en marcha.

Todos habíamos salido desayunado de casa a si que no perdimos tiempo, cogimos nuestros coches y nos fuimos para el Embalse de la Jarosa. Desde ahí empezaríamos nuestra aventura rutera.
Iniciamos la marcha pero no sin antes realizar la tradicional foto de inicio de ruta.

Arrancamos la marcha por la pista asfaltada que nos conducía sin remedio a las rutas del agua y del bosque plateado. Antes de llegar a los desvíos que nos llevarían a uno u otro sendero. Pasamos los merenderos de la Jarosa I, Jarosa II...Jarosa X( Está no existe pero quien sabe...) La ermita de San Mariano y el embalse. Como podéis imaginar, no sacamos más de 5 cinco fotos.







Javier abrió la valla y pasamos hasta las entrañas del pantano. Nunca habías hecho aquello y no estaba prohibido. Nueva sesión fotográfica.









En el cruce de camino decidimos coger la ruta del agua. Seguimos la senda que nos llevaba por el arroyo de Picazuelo. Llegamos a la salida del túnel de trasvase de La Aceña a La Jarosa.

Después de una sesión fotográfica continuamos el camino tocaba subir , el llano se había acabado por el momento.
Caminábamos alegre por la senda que nos llevaba directos a la urbanización del Valle de los Caídos. Pero nuestro objetivo era otro así que tomamos el desvío a la izquierda y a saltar el muro. 










La senda estaba bien definida, atravesamos la cantera abandonada y llego el gran momento. Iniciamos nuestro particular calvario.

El primer mirador, nos sorprendió nuevamente con aquellas vistas tan, tan espectaculares. ¡Mira el Valle de los Caídos!. ¡Nunca había estado tan cerca!. ¡Que pasada!. El reportaje fotográfico fue amplio. Los veteranos que ya conocíamos el lugar disfrutamos haciendo de fotógrafos para nuestros compañeros.





Teníamos que continuar la marcha, caminamos por una estrecha senda hasta que llegamos a los pies de nuestro objetivos.  El altar Mayor. ¡Guauuu! 369 escalones eran lo único que se interponía entre nosotros y el Altar Mayor. ¡Animo chavales! Paramos las veces que sean necesarias.
Sí, paramos no justo y necesario para retomar fuerzas, contemplar el paisaje y respirar después de alguna risa.






Llegamos a nuestro objetivo, EL ALTAR MAYOR. Ante nosotros teníamos una de las mejores vistas de nuestra maravillosa sierra, alrededores y Madrid. ¡¡¡Mira siete pico, las torres, la carretera de la Coruña, la Bola, La Maliciosa, Valmayor....!!!. Menudo chiringo tenia montado la bombero vigía y su perrito. Ja, ja. Se siente chicas esta vez no había bombero.










Respiramos y disfrutamos del lugar. Fotografiamos todo lo que había que fotografiar, solos, acompañados, con la bombera... Huy, ¿he escrito bombera?. Quería escribir ¡Bandera!, ¡Bandera!.

Continuamos el camino. El grupo se dividió en dos. Venga va, 20 escalones después nuestros caminos volvieron a coincidir.




Foto aquí, foto acá y llegamos a una nueva construcción. La vistas eran chulísimas. Las torres se veían por el hueco abierto que el mirador tenía. La gran llanura madrileña estaba ante nosotros.






La sesión fotográfica acabo y iniciamos la marcha de vuelta. Aun nos quedaba completar la larga bajada hasta la senda del agua y luego.

Mira, pero que coño hacen esas chavalas. Joer, ya vienen hacer top less hasta un riachuelo. Ja, ja. Otra anécdota para contar.
Un día escribiré un articulo sobre este tema porque tenemos tantas desde, mudos en medio de la nada un día nevado, una mujer dando el pecho a su criatura en la montaña, chicas en top less en un riachuelo... Prometo que lo are.
Llegamos hasta el camino asfaltado y agilizamos la marcha. El reloj jugaba en contra. 15:30, hay que llegar a comer. rápido, rápido... Ese si que era nuestro objetivo final.




Nos cambiamos rápido, "botas fuera, calzado cómodo. Camisa a tomar por y camiseta nueva. desodorante y al coche..." Salimos a la carretera, aceleramos y... En la primera calle a la derecha y aparcamos. Hay estaba nuestro restaurante preferido de Guadarrama.


¡¡¡¡RUTA SUPERADAAAAAAA!!!!
Que paz en La Jarosa.